Oriol Junyent: Utilísimo ‘5’ atípico

Oriol Junyent: Utilísimo ‘5’ atípico

Javier Ortiz Pérez

19 veces internacional.
19 veces internacional.

Jugador muy difícil de clasificar Oriol Junyent, retirado oficialmente al final de la pasada temporada, a punto de cumplir los 39 años. Y eso que le hemos visto muchísimo en las últimas dos décadas, desde que se dio a conocer como una gran promesa en el Barcelona hasta hace nada, cuando ha sido un notable refuerzo de un buen número de equipos de LEB y sobre todo de la Liga Endesa.

Ya se le echa de menos porque era un prototipo diferente: un ‘5’ que podía tirar perfectamente de fuera, incluso de tres puntos, aunque también le gustaba ocupar el centro de la zona. Con sus 2,08 y  buena envergadura no llegaba para ‘4’ abierto, porque podía ser superado en velocidad, pero él a su vez sacaba partido frente a interiores más lentos y generaba muchos espacios. Muy inteligente tácticamente, la verdad.

Otra cosa que le distinguían eran unos depurados movimientos técnicos. “¿Talento? No, no. Yo creo que lo que ha habido en mi caso ha sido mucho trabajo y aprender de los buenos”, comenta. Y no solo de los buenos conocidos: “Sí. Cuando estaba en Segunda División hace un montón de años estaba con un jugador llamado Chiqui García que no creo que conozca mucha gente, pero que tenía una gran técnica. De él también tomé nota, así como de los muchos buenos entrenadores que he tenido desde el principio”.

Y es que, nacido en Sabadell, empezó a jugar al baloncesto muy niño, con apenas 6 o 7 años. Estuvo en un club de la cercana localidad de Castellar del Vallés, la localidad de donde es originario Dani Peedrosa. Pero Junyent no era especialmente alto (aproximadamente 1,85) cuando, con 14 años, fue captado por el Barcelona. Con el primer equipo azulgrana vivió un momento duro con la derrota en la final de la Euroliga de 1997 en Roma ante el Olympiacos. La foto de portada de ‘Gigantes del Basket’ en la que consuela a todo un veterano como Sasha Djordjevic ya podéis ver que es muy tierna.

Portada de ‘Gigantes’ con Djordjevic.
Portada de ‘Gigantes’ con Djordjevic.

A la hora de realizar el balance de su carrera, de lo que habla es de “mucha satisfacción” y de “ser un privilegiado”, aunque asume haber vivido “momentos buenos y momentos malos”, como ese reseñado y lo mucho que ha tenido que batallar con los problemas físicos en la recta final. “Lo he pasado muy bien, visitando ciudades, haciendo muchos amigos. Para mí es lo importante”, apunta. También lo ha hecho pasar bien: se trataba de un jugador que normalmente caía muy simpático a todas sus aficiones. Y no por casualidad, sino que había una explicación detrás: “Siempre he intentado pensar más en el club que en mí mismo, estar mucho con la gente porque es lo mejor del baloncesto y para que nos animasen. Me considero una persona amable y humilde”.

Los números quizás podrían empujarle a no ser tan humilde: 444 partidos en ACB repartidos a lo largo de 18 temporadas en Barcelona (dos etapas), Granada (tres etapas), Fuenlabrada, Alicante, Estudiantes, Obradoiro (dos etapas) y Valladolid. 6,9 puntos y 4,3 rebotes en 18 minutos con un momento seguramente culminante: en el 2002 fue seleccionado para acudir al Mundial de Indianápolis. Allí participó en el quinto puesto final tras la victoria contra Estados Unidos. Fue 19 veces internacional.

“Creo que el Granada, el Lucentum y el Obradoiro son los tres sitios en los que mejor he jugado, seguramente gracias a haber contado con más minutos y más protagonismo. Así resulta más fácil”, opina. Habría que añadir sus aventuras en LEB Oro con Huelva y CAI Zaragoza, con el que ascendió en el 2010.

Intentando anotar en Alicante.
Intentando anotar en Alicante.

Al final, las lesiones pudieron el gigante, que acaba de emprender una nueva vida. Se quedó a vivir en la zona de Santiago de Compostela y el Rio Natura Monbus y le dio la posibilidad de entrenar a su equipo junior realizando un trabajo específico con los pívots. ¿Quién mejor para enseñarles? “Estoy probando esto a ver si me gusta y de momento estoy contento. Es pronto para decir si quiero entrenar a profesionales. Ya veremos. Estoy disfrutando de esta nueva etapa y es lo que importa”, concluye.

Reboteando en Granada.
Reboteando en Granada.


Homenajeado en Santiago.
Homenajeado en Santiago.