Serkan Erdogan: Sensación otomana en Vitoria

Serkan Erdogan: Sensación otomana en Vitoria

Javier Ortiz Pérez

Tau Cerámica.
Tau Cerámica.

Un gran acierto (uno más…) de ‘scouting’ por parte del Baskonia la incorporación en su momento de Serkan Erdogan, un turco que por entonces no tenía un gran renombre internacional y que sin embargo cumplió con creces en su aventura con el entonces Tau Cerámica. Varios años después ‘echó una mano’ en la permanencia del Lucentum Alicante.

Al Erdogan que más recuerda la mayoría es al primero, al que desembarcó en el 2005 en Vitoria procedente del Ulker. Se reveló rápidamente como un anotador muy fiero, de mucho carácter, e implicado al máximo.

“Viví allí una de las mejores épocas de toda mi carrera”, coincide en afirmar hoy en día. “Fueron dos años maravillosos en un gran club, como demostró el hecho de que ganásemos una Copa y llegásemos a dos ‘Finales a Cuatro’ de la Euroliga”, añade. Su gran momento fue esa Copa que menciona, en el 2006, con victoria ante el Pamesa Valencia… y él anotando 20 puntos saliendo del banquillo. Solo la exhibición de asistencias que dio Pablo Prigioni le privó de ser nombrado ‘MVP’.

Era aquella una plantilla que ha ido ganando quilates con el paso de los años: Luis Scola, Tiago Splitter, el propio Prigioni… “Los echo de menos a todos. Y al club le estoy muy agradecido por el apoyo que me dio siempre y los buenos recuerdos que me quedan”, señala. La afición del Buesa Arena le quiso mucho, por descontado.

Al final de la 2006-07 se marchó, seguramente atraído por la posibilidad de volver a casa con un contrato poderoso en el Efes Pilsen. Solamente salió de Turquía para volver a España: el Lucentum le reclamó finalizando la 2009-10 para salir de una complicada situación en la zona baja de la tabla. Los alicantinos se terminaron salvando y renovaron el contrato de Erdogan por dos temporadas, pensando en que sería una pieza clave en su futuro. Sin embargo, fue traspasado a mediados de la 2010-11 al Besiktas. “El club tenía problemas económicos y no tengo un recuerdo demasiado bueno”, lamenta, “pero los aficionados eran buenos”.

Lucentum Alicante.
Lucentum Alicante.

Entre el Tau y el Lucentum totalizó 98 partidos ACB con un promedio de 10,3 puntos en 22 minutos, con un 38% en triples, su gran especialidad. “Me veo a mí mismo como un ganador, como un buen profesional. Jugué para muchos equipos grandes y para la selección turca alrededor de cien veces. He tenido grandes entrenadores como David Blatt, Boza Maljkovic, Velimir Perasovic, Orhun Ene y Aydın Örs”, remarca.

Se ha fijado en todos ellos para iniciar una nueva etapa en su vida a partir del 2014, cuando ‘colgó las botas’ tras pasar por el Banvit (2011-13) y el Royal Hali Gaziante de Ankara (2013-14). En este tiempo ha ejercido como técnico asistente en el Pinar Karsiyaka y, actualmente, lo hace en el Tofas Bursa, especializado en la mejora individual de los componentes de la plantilla. “Entrenar es el trabajo de mis sueños desde hace muchos años, incluso cuando era jugador. Llevo mucho tiempo pensando en serlo. Pero también puedo decir que ser entrenador y ser jugador son dos cosas totalmente distintas. Como entrenador tienes que pensar en doce jugadores y en sus respectivas responsabilidades y tienes que manejar bien los asuntos del club y de sus directivos. Es algo mucho más duro”, reflexiona.

Foto oficial con el Tofas Bursa, donde es entrenador asistente.
Foto oficial con el Tofas Bursa, donde es entrenador asistente.