David Marek: Checo ‘visto y no visto’

David Marek: Checo ‘visto y no visto’

Javier Ortiz Pérez

Con el Obradoiro en San Sebastián (Foto: Fruqui / Obrapedia).
Con el Obradoiro en San Sebastián (Foto: Fruqui / Obrapedia).

Ahora que el basket checo vuelve a estar de moda, después de muchos años, por la notable actuación de su selección en el reciente Eurobasket, es buena excusa para recordar aquí a uno de los jugadores esa nacionalidad que ha pasado por la Liga Endesa: David Marek.

No, el nombre no dice mucho, pero no fue hace tanto cuando el chico, un base de 1,86 que por entonces tenía 24 años, disputó un par de partidos (y apenas cinco minutos en total) con el Obradoiro. Fue en la campaña 2008-09 y aquello, dentro de la planificación de un club que pagó claramente la novatada en la élite, no salió bien. Marek no tenía el nivel suficiente para estar en la máxima competición española. En aquellos dos encuentros solamente registra un rebote: ni anotó ni asistió ni nada más…

En esa estupenda página llamada Obrapedia se narra con detalle lo que sucedió. Había llegado a Galicia dentro de un acuerdo entre el club de Santiago y el Peixefresco de Marín, que entonces militaba en EBA. La idea es que reforzase los entrenamientos y buscase alguna oportunidad mientras que se fogueaba más abajo.

Su trayectoria tenía cierto pedigrí. Se había marchado de la República Checa en 2004 para culminar su formación en Estados Unidos, primero en el ‘high school’ de Laurinburg Institute (North Carolina, donde coincidiría con el ex azulgrana Joey Dorsey) y después en la universidad de Southern Utah. Desde 2005 a 2009 hizo la carrera de Educación Física y con los Thunderbirds fue mejorando hasta ser base titular en su año senior (8 puntos y 3 asistencias de promedio).

Fue entonces cuando apareció la oportunidad del Marín, donde jugó espléndidamente bien (20 puntos de media). Y llegó la ocasión en el ‘Obra’. El 4 de diciembre de 2009 se le dio de alta, pero su aportación ya queda reseñado más arriba que fue escasa: 2:24 en San Sebastián (victoria por 65-69) y 2:18 contra Gran Canaria (derrota por 80-64).

Imagen actual.
Imagen actual.

En la web se cita una entrevista en la que reconoce que su problema estaba en la defensa. “Tengo buenos fundamentos de la NCAA pero tengo que seguir mejorando en ese aspecto, y así seguir mejorando como base en general”, señalaba. Regresaría al Marín, pero a finales de enero se asomó a la LEB Plata con otro conjunto gallego, el Rosalía de Castro (6,5 puntos y 2 asistencias en 27 minutos de media).

Dejó España y fichó primero por el Prostejov checo (2010-11) y el Astrum Levice eslovaco (2011-12). Pero no duró mucho más en el profesionalismo, al menos con el balón en las manos. Sí siguió en el baloncesto, formando parte del ‘staff’ técnico de la Universidad de Idaho State. La clave hay que buscarla en que su entrenador, Bill Evans, le había dirigido en Southern Utah unos años atrás. Pero ya no tiene ese trabajo, ya que ha pasado a Utah State como coordinador de vídeo esta misma temporada.