Pat Durham: ¿Una cuenta pendiente?

Pat Durham: ¿Una cuenta pendiente?

Javier Ortiz Pérez

Defendiendo con el Pamesa Valencia.
Defendiendo con el Pamesa Valencia.

La historia de Pat Durham no tendría nada de particular de no ser por lo sucedido hace unos meses, cuando su ex compañero en el Pamesa Valencia José Luis Maluenda denunció que le debía un dinero que le había prestado hace ya bastantes años.

‘Malu’ documentaba la cuestión, que explicaba con detalle en Facebook más con la idea de ‘quedarse a gusto’ que de recuperar la pasta. Ocurrió en el 2001. “Me pidió ayuda en forma de dinero. Se lo dejé y nunca más volví a saber de él. Por suerte lo encontré en Facebook hace poco, pero ni acepta mi amistad ni responde a mis mensaje. Por lo menos, que se le caiga la cara de vergüenza y se entere la gente”, escribía el escolta, que adjuntaba dos fotos de su libreta de ahorros en la que incluyen dos apuntes de ingreso de 60.000 pesetas “a Pat” (en total unos 800 euros) con fechas 12-6-01 y 14-6-01. Si es verdad (y tiene mucha pinta de serlo), muy mal por tu parte, Pat. Le hemos preguntado por la cuestión a través de la misma vía y también ha dado la callada por respuesta.

Nacido en Dallas y tras cuatro años en la Universidad de Colorado State, fue seleccionado en segunda ronda (número 35) por los Mavericks en 1989, aunque no sería hasta años más tarde cuando dispusiese de minutos (pocos) en Warriors (92-93) y Wolves (94-95).

A esas alturas ya le habíamos visto en acción en España, primero como sustituto de John Stroeder en el Caja San Fernando que debutaba en la ACB (89-90, durando solo cinco partidos antes de dejar su puesto a Darrell Lockhart) y después con otro contrato temporal en el Tau (13 encuentros en la 93-94).

La prueba que aporta Maluenda de que le prestó dinero.
La prueba que aporta Maluenda de que le prestó dinero.

Era por aquel entonces un ‘4’ quizás pequeño (2,01) y sin un rango de tiro importante, pero agresivo de cara al aro e intenso en defensa. Indudablemente en una liga como la española le costaba destacar ocupando plaza de extranjero, pero conseguir el pasaporte francés avanzado el tiempo (pasó varios años entre el Orthez y el Nancy) le ofreció nuevas perspectivas de mercado. Cuando el Pamesa le incorporó ya empezada la 2000-01 era algo más valioso y además había evolucionado a la posición de ‘3’. Hugues Occansey había tenido que marcharse por problemas cardicados. No resultaba decisivo, pero sí ayudaba en varios aspectos, sobre todo saliendo del banquillo. Pero a nivel global la temporada acabó en frustración: temprana eliminación en cuartos de final ligueros contra Unicaja y también en la semifinal de la Copa Saporta ante el teóricamente inferior Chalon.

Imagen reciente.
Imagen reciente.

Entre Sevilla, Vitoria y Valencia totalizó 41 partidos con 8,9 puntos y 2,5 rebotes en 21 minutos de promedio. Suiza, Argentina, Turquía y Grecia fueron otros países que vieron su juego, aunque terminaría sus días en Francia, sin duda el lugar donde más apreciado fue. Sus últimos cuatro años fueron en Le Havre (2002-06, con 39 años ya), tras lo cual se retiró y regresó a su país… ya hemos visto que con alguna cuenta pendiente.