Travis Hansen: Muy mormón

Travis Hansen: Muy mormón

Javier Ortiz Pérez

‘Drafteado’ por los Hawks.
‘Drafteado’ por los Hawks.

Buen trabajo el de Travis Hansen en España, aunque mejor en sus dos temporadas en el Baskonia (2004-05 y 2005-06) que la que pasó en el Real Madrid (2009-10). Claramente un especialista en el triple, aunque también esforzado en el otro lado de la cancha, que dejó una impronta de profesionalidad allá donde estuvo. Muy mormón esto último. La Iglesia de Jesucristo de los últimos días da muy buenos baloncestistas.

Hansen, a medio camino entre el ‘2’ y el ‘3’ con su 1,98, es del estado mormón por excelencia, Utah. En concreto de la ciudad de Provo, donde por cierto vive actualmente un mito ACB como Steve Trumbo. Cómo no, jugó en la universidad de Brigham Young, que no hace falta decir qué orientación religiosa tiene. Anteriormente, con apenas 20 años, había cumplido con el mandato de ser misionero durante dos años. Lo hizo en Chile, donde aprendió español.

Elegido con el número 37 del ‘draft’, los 41 que disputó con los Hawks en la 2003-04 fueron sus únicos partidos en la NBA. Tras una fractura por stress, su contrato de dos temporadas fue rescindido. Quizás debió intentarlo en los  Jazz, contra los que, por cierto, llegaría a enfrentarse jugando con el Real Madrid…

En el fondo, le vino bien venir a Europa y ser importante en todos los sitios donde estuvo. Como casi siempre, en Vitoria estuvieron avispados al ficharle y ese bienio se saldó con dos títulos (Supercopa-2005 y Copa-2006) y dos subcampeonatos (Euroliga-2005 y ACB-2006).

Eso le abrió las puertas a ‘contratazos’ en Rusia, donde llegó a conseguir la nacionalidad y a disputar los Juegos Olímpicos de Pekín en el 2008, cogiendo el relevo de JR Holden. Pasó tres años en el Dínamo de Moscú antes de su experiencia en el Madrid de la mano de Ettore Messina. No fue especialmente relevante su rendimiento entonces, lastrado por problemas en la espalda que terminaron en el quirófano. Por eso no pudo disputar ni siquiera los ‘playoffs’.

Machacando con el Tau.
Machacando con el Tau.

En total, 105 partidos con marchamo español y 8,7 puntos de promedio en 21 minutos (aceptable 39% en triples). Acabó su carrera profesional en el Khimki en la 2010-11. Resulta llamativo que, al menos a la hora de escribir estas líneas, mantuviese como foto de perfil en su cuenta de Twitter (@travishansen24) una con la camiseta del Madrid el día de su presentación.

“Me encanta la ACB. Tengo grandes recuerdos jugando con Prigioni, Scola, Splitter, Calderón y otros. Volveremos este verano allí para visitar a amigos. ¡Nos encanta!”, sostiene. Dejó el baloncesto relativamente pronto, con 33 años, y dice que lo echa de menos, pero los dolores eran cada vez más frecuentes.

Además, tenía que empezar nuevos proyectos. Ya cuando estaba en Moscú, impresionado por las condiciones de vida de  los niños que vivían en los orfanatos, cofundó Sunshine Heroes Foundation con su mujer, LaRee Marrell, que se hizo voluntaria. Además, publicó un libro llamado “The Next Few Years will Change Your Life” (“Los próximos años cambiarán tu vida”) en diciembre del 2012. Basándose en experiencias propias, habla sobre cómo afrontar los desafíos de la vida moderna con una mentalidad optismista. Está en Amazon, por cierto.

Interviniendo en varios negocios (es director general del grupo de empresas Tesani Companies) y acciones sociales y religiosas, fue reconocido este año como una de las “cien personas más influyentes de Utah”, saca también algo de tiempo para cuidar de sus cuatro hijos.

En acción con el Madrid.
En acción con el Madrid.


Portada de su libro.
Portada de su libro.