Blake Ahearn: La máquina de meter tiros libres

Blake Ahearn:  La máquina de meter tiros libres

Javier Ortiz Pérez

Buscando el pase con el Estudiantes.
Buscando el pase con el Estudiantes.

Hace unos días nos sorprendía la noticia de la retirada de Blake Ahearn para iniciar su carrera como entrenador. Acaba de cumplir 31 años y ese es un paso que, en fin, la mayor parte de los jugadores opta por retrasar un poquito más. En este caso, su idea es empezar a ver las cosas desde la banda cuando antes y lo hará primero en un equipo escolar de su Missouri natal, el Clayton High School.

Ahearn disputó un puñado de partidos, 13, con el Estudiantes de la temporada 2009-10. Blanquito, más ‘2’ que ‘1’ pese a su 1,88, sin un gran físico y con mucha voluntad, dejó su impronta con una habilidad sobrehumana en el acierto con los tiros libres. Veamos.

El chico ostenta todavía el récord de porcentaje en la historia de la NCAA. En sus cuatro años en la NCAA con Missouri State logró un tremendo 94,6% tras intentar 460. Impresionante, palabras mayores, como dice este artículo al respecto en Kia en zona.

Desde luego, ponerle a él en el 4,60 era una garantía de fracaso. En sus tres experiencias en la NBA, aunque más bien escasas (12 partidos con los Heat 2007-08, 3 con los Spurs 2008-09 y 4 con los Jazz 2011-12) lo acreditó, totalizando un 32/33. En la Liga Endesa también se quedó con un solo fallo desde la línea: 57/58. Tras producirs su único fallo en la jornada inaugural ante el Valencia Basket, llegó a meter 53 seguidos. Roc Massager habló con él, que le contó algunos de sus secretos.

¿Y en juego? Quienes se imaginen en él un triplista compulsivo aciertan: 36/87 (42%) desde 6,75 y pocos tiros de media distancia o bandejas (10/34, un 31%). Su media de puntos fue bastante alta (14,2 puntos) para los 25 minutos que estuvo en pista. En el resto de aspectos del juego apenas tuvo peso: 1,1 rebotes, 0,8 asistencias, 0,7 robos…

Con su último equipo, los Santa Cruz Warriors de la D-League.
Con su último equipo, los Santa Cruz Warriors de la D-League.

Del Estudiantes, al que había llegado siendo MVP de la NBA D-League, se marchó por “motivos personales”. "Me veo obligado a regresar a mi país, desvinculándome del Estudiantes, club del que me llevo un recuerdo imborrable. Solo me gustaría agradecer el cariño que he recibido por parte de la familia estudiantil y en especial el apoyo de la afición. Únicamente me resta desear todo lo mejor al Estudiantes y que los resultados sitúen al equipo donde creo se merece”, explicó entonces.

Pasó por Puerto Rico, Ucrania, China y de nuevo la D-League (ganó la última edición con la camiseta de los Santa Cruz Warriors con un 17/18 en tiros libres, cómo no) antes de tomar la decisión de colgar las botas. Según le dijo a STL, está cansado de viajar: “Desde el Instituto y durante toda mi carrera he estado fuera. No es un estilo de vida agradable para la familia estar viajando todo el tiempo. Los últimos años ha resultado difícil dejar a mi familia, así que como creo que ellos son lo más importante he tomado esta decisión”.