Mike Schlegel: Un mostacho eficaz (y recordado)

Mike Schlegel: Un mostacho eficaz (y recordado)

Javier Ortiz Pérez

Con el OAR Ferrol.
Con el OAR Ferrol.

El próximo mes de abril se cumplirán siete años ya del fallecimiento de Mike Schlegel, un jugador recordadísimo por el largo y fructífero tiempo que pasó aquí. Sin duda, uno de los mostachos más significativos del basket nacional a finales de los 80 y principios de los 90. Polivalente, eficaz, agresivo de cara al aro… Fue uno de esos ‘descubrimientos’ de la antigua Primera B que acabaría convirtiéndose en importante en la máxima categoría.

Su carrera no parecía tener mucho brillo ni en la NCAA, en la pequeña universidad de Virginia Commonwealth, ni en el basket FIBA, primero en Suiza y luego en Argentina. Sin embargo, quien se fijase en él en el Tradehi de Oviedo en 1986 dio completamente en el clavo. En Asturias completó una temporada estupenda que le abrió las puertas de un aspirante al ascenso como el OAR Ferrol. Y lo consiguió, claro.

Se abrieron entonces seis temporadas consecutivas en ACB, moviéndose mucho de un lado a otro: el propio Ferrol, Villalba, León, Valladolid y finalmente el Estudiantes, en la 93-94, cuando, con cierta sorpresa, decidió dejar el baloncesto a los 31 años. Difícil encontrarle lunares a su rendimiento en todo este tiempo, totalizando 216 encuentros en la actual Liga Endesa resueltos con unos estupendos 21,4 puntos y 8,2 rebotes.

¿Cómo jugaba? Básicamente, era un ‘3’ que podía también ayudar como ‘4’. Tenía un tiro de tres mortífero, aunque también penetraba con valentía. Muy buenas dotes de liderazgo y también carismático fuera de la pista.

Tras su regreso a Estados Unidos, se le perdió un poco la pista a nivel general hasta que se conoció su fallecimiento, el 1 de abril de 2009 en Long Island (Nueva York), víctima de un cáncer. El presidente de la ACB, Eduardo Portela, expresó entonces sus condolencias: “Fue un jugador muy importante y ayudó al crecimiento de la liga y dejó una huella imborrable en la competición. Siempre le tendremos en nuestro recuerdo”.

Con Carmen Mosegui (Foto: Basket16).
Con Carmen Mosegui (Foto: Basket16).

Para conocerle mejor es especialmente expresivo un artículo escrito por Anicet Lavodrama, su ex compañero en Ferrol, en Solobasket. “Tenía el físico prototipo de un cuatro, un “power forward”. Pero sus defensores se tenían que preparar o por lo menos, los entrenadores debían calcular muy bien quién le tenía que defender. Mike era un tirador muy preciso desde más allá de la línea de 6,25. Al mismo tiempo, tenía un excelente dominio del “dribbling” pudiendo llevar el balón en contraataque rápida y precisamente (…). El contraataque era una de las fases preferidas del juego para Mike. En defensa, siempre estaba al acecho para recuperar el balón y arrancar hacia la otra canasta. Era explosivo en su primer paso y un falso “sprinter”. Creo que porque calzaba una talla 12 (o 46), cosa inusual para su altura, era bastante rápido en carrera. Su primer paso le permitía escaparse de casi cualquier defensor o en defensa eso le permitía desplazar lateralmente con mucha soltura. En general, a Mike le defendía un hombre de su altura y corpulencia; es decir el típico alero fuerte que no tenía ni la velocidad ni el desplazamiento lateral para defender a un ‘3’ más que un ‘4’. La verdad es que en la liga española no había muchos jugadores de sus características”, argumenta.

Lavodrama menciona al principio a María Priscilla Schlegel, la hija que tuvo Mike con Carmen Mosegui, una velocista uruguaya que conoció en Argentina. Pues bien, se trata de una herencia extraordinaria para el deporte español.

María, que por supuesto guarda un emotivo recuerdo de su padre, nació en Valladolid en 1993, y vive en Madrid, donde estudia INEF. Sus habilidades las reparte entre el voleibol, jugando en la Superliga con el Alcobendas y siendo ya internacional absoluta con España, y el atletismo (campeona nacional en categorías inferiores de salto de altura). Espectacular, ¿no?

En el Estudiantes, última temporada en activo.
En el Estudiantes, última temporada en activo.

“Me encantan los dos deportes, cuando era mas pequeña siempre me preguntaban “¿Y qué deporte te gusta más?” Nunca he tenido respuesta para esto y ahora tampoco. Dependiendo de qué aspecto de cada deporte me gusta más uno que otro pero en realidad me gustan a la par, por eso quiero hacer los dos siempre. Ahora mismo he decidido volcarme con el voleibol y me gustaría seguir haciéndolo”, comentaba en una entrevista en The Wang Connection.

María Priscilla Schlegel, multideportista (Foto: Daniel Ribas).
María Priscilla Schlegel, multideportista (Foto: Daniel Ribas).