AJ English: Bombardero en Salamanca

AJ English: Bombardero en Salamanca

Javier Ortiz Pérez

Con Washington.
Con Washington.

Albert Jay English es uno de esos jugadores más conocidos por sus iniciales (“A. J.”) que por su nombre de pila. En su caso, es toda una tradición: él es AJ English II, ya que su padre se llamaba igual, y él ha llamado también del mismo modo a uno de sus tres hijos, AJ English III, que juega en la universidad de Iona. Suena como broma porque los otros dos que tiene son Aje’ y A’Jen.

AJ English tuvo un capítulo español en su carrera europea. Fueron 22 partidos en el Salamanca de la temporada 95-96, adonde llegó para sustituir al fugado Jim Les. Fue un cambio más allá, ya que Les era claramente un base, mientras que nuestro protagonista estaba más conceptuado como escolta anotador. Esa cualidad la demostró bastante bien con sus 16,3 puntos en 22 partidos con unos porcentajes buenos en triples (39%) y tirando a malos en tiros de dos (49%). En todo caso, cumplió bastante bien para lo que le pidió Pedro Martínez. Quizás recibió el reproche en ocasiones de que absorbía demasiado juego, pero no dejaba de ser su papel.

Nacido en el pequeño estado de Delaware, su camino no fue fácil hasta ganarse la vida bastante bien con el baloncesto. Ya se sabe que a los jugadores de la NCAA II se les suele prestar poco atención, por mucho que, como él, fuese MVP de la temporada con Virginia Union en 1990 (¡¡¡33,4 de promedio!!!). Eso le sirvió únicamente para un puesto 37 en el ‘draft’ de aquel año con Washington, jugando dos temporadas a bastante buen nivel (9,9 puntos).

Sin embargo, no continuó en la NBA, quizás atraído por buenos contratos en Europa, sobre todo en Italia (Trieste, Roma, Forli, Pistoia), aunque también en Francia (Levallois, París) y Turquía (Besiktas) y Grecia (Aris). En medio de todo ello, Salamanca, una ciudad que, cuenta hoy en día, le pareció “bellísima”.

En el centro, homenajeado en Virginia Union junto a Ben Wallace y Terry Davis.
En el centro, homenajeado en Virginia Union junto a Ben Wallace y Terry Davis.

“Mi paso por España estuvo bien. Disfruté de una liga que me pareció muy competitiva en aquella época”, añade.

Actualmente, de regreso a su ciudad natal, Wilmington, dirige campus para jugadores, con su propio programa de preparación. Es entrenador individual de fundamentos. “La vida me va bien”, resume. “Me gusta ayudar a los chicos para que mejoren y puedan conseguir una beca en la universidad para jugar”, añade.

Muchas de sus esperanzas (y de su esposa Jazette, una mujer muy vinculada con proyectos sociales en la comunidad) están puestas en AJ English III. “Va a ser un gran jugador. Solamente ha mostrado la superficie hasta ahora. Estoy muy orgulloso de él porque ama el baloncesto”, apostilla el ex CBS.