Jeff Cross: Pocos recursos en ataque

Jeff Cross: Pocos recursos en ataque

Javier Ortiz Pérez

Una (mala) foto de Cross en Málaga.
Una (mala) foto de Cross en Málaga.

Algún que otro jugador que lo tuvo enfrente asegura que Jeff Cross fue uno de los americanos más flojos que llegaron a España en su época (mediados de los 80). Efectivamente, este ‘5’ blanco de escasa movilidad y especialista en el rebote estuvo en el Caja de Ronda de la temporada 84-85 durante 17 partidos, antes de ser sustituido por Larry Boston.

Cross firmó unos números bajos a nivel ofensivo para lo que se le pedía a un extranjero en la época (13,2 puntos), mostrando pocos recursos de cara al aro aunque tampoco arriesgase mucho (57% en tiros de dos) y más o menos mantuviese el tipo desde la línea de tiros libres (70%). Cumplió más o menos en el trabajo sucio (8,9 rebotes y 2,1 tapones).

No parecía que su vida fuese encaminada para el baloncesto, sino más bien hacia el fútbol americano, el deporte que más practicaba. Soñaba con jugar en la NFL. Nacido en Chicago, durante sus dos primeros años en ‘high school’ fue descartado en el equipo. Había empezado a jugar muy tarde. Luego ya mejoró, aunque no ninguna universidad le reclutó y tuvo que entrar en una de esas academias que preparan a los jugadores para dar el salto (Worcester). Fue entonces cuando dio un estirón hasta sus 2,08 y mejoró algo técnicamente, lo que le sirvió para recibir llamadas de la NCAA. “Increíblemente elegí Maine sobre Syracuse”, cuenta en una entrevista. En ella se narra la anécdota de que en su temporada junior, cuatro jugadores de la plantilla se llamaban “Jeff”.

Allí coincidió con Rick Carlisle (campeón de la NBA como jugador y entrenador) y se convirtió en uno de los mejores jugadores de la conferencia ECAC North. Fue gracias, sostiene, “a trabajar duro y tener buen entrenamiento”. En 1984 entró en la tercera ronda del ‘draft’ (número 61 por los Mavericks), pero no consiguió un contrato y acabó en Málaga, intentando ayudar a la salvación de un equipo que bajaría a final de temporada.

En la actualidad, gran aficionado al esquí.
En la actualidad, gran aficionado al esquí.

Increíblemente, la siguiente campaña, la 85-86, consiguió un hueco en la plantilla de Los Angeles Clippers (solamente 21 partidos, con promedios de 1,2 puntos y 1,4 rebotes en 6,1 minutos). Nunca olvidará cuando jugó contra las ‘Torres Gemelas’ de Houston Rockets, Akeem Olajuwon y Ralph Sampson. “Fue mi récord de minutos, con 20, y cogí 7 rebotes y puse 3 tapones”, recuerda hoy en día. Hasta Olajuwon le felicitó al final del partido. Al parecer, le soltó: “Tío, no tenía ni idea de quién eras, pero has jugado realmente bien”.

No volvería a Europa. Esperó una segunda oportunidad en la NBA en la CBA, pero la llamada nunca se produjo. Y además sus fracturas en los pies acabaron sepultando sus opciones. Desde 1990 está en el mundo del marketing de zapatillas: ha trabajado para Nike, Puma, Reebok, Converse… Es un gran aficionado al esquí.

“Me gustaría ser recordado como un tipo que trabajó duro, que hizo que las cosas pequeñas mejorasen un poco. Era un oso en la defensa y en los rebotes. Y lo más importante, me encantaría que mis compañeros y la demás gente pensasen que soy un tío majo”, concluye en la entrevista citada. En fin, ya sabemos que en Málaga no entusiasmó, pero sí que parece buen tipo.