Elston Turner: Eterno asistente

Elston Turner: Eterno asistente

Javier Ortiz Pérez

Con los Nuggets.
Con los Nuggets.

Poco se podía imaginar Elston Turner en 1990, cuando disputó un puñado de partidos con el Cacaolat Granollers, que cuarto de siglo después su ‘día a día’ estaría marcado por el trabajo con un español, Marc Gasol. Turner ha sido entrenador asistente en los Memphis Grizzlies desde el 2013, siendo importante en el entramado interno de uno de los equipos más interesantes tácticamente de la NBA.

Resulta llamativo que Turner fuese un gran jugador ofensivo y que, sin embargo, como técnico se haya especializado en la defensa, uno de los valores fundamentales de los ‘Griz’. A Granollers llegó ya superada la treintena, sustituyendo a Carey Scurry, que había tenido un accidente de tráfico, y únicamente disputó siete encuentros de liga regular y dos de ‘playoff’ por el título, promediando 15,9 puntos y 4,7 rebotes en 32 minutos.

Era un escolta-alero de 1,96 y Jordi Román le recuerda así: “Un extraordinario jugador de ataque, con muy buenos fundamentos, velocidad, buen tiro y dominio de balón. Además, lo suficientemente fuerte como para poder trabajar positivamente en defensa. Gustó mucho”. Su currículum le avalaba: elegido con el número 43 en el ‘draft’ de 1981 por los Mavericks, jugó además en Dallas, Denver (dos etapas) y Chicago un total de 505 partidos NBA en ocho años (4,7 puntos en 18 minutos).

Defendiendo a Epi con el Granollers (Foto: Basket16)
Defendiendo a Epi con el Granollers (Foto: Basket16)

Granollers fue su primera parada europea, que incluyó otras en el Scavolini de Pésaro y el Apollon Patras. Estuvo a punto de fichar por el CAI Zaragoza también como sustituto temporal de JJ Anderson en 1991. Es curioso que en su último equipo, los Chicago Rockers de la CBA, ejerciese ya de entrenador-jugador, señal de por dónde iban a ir sus pasos. Después, se ha amoldado al papel de asistente en Portland, Sacramento, Houston, Phoenix y Memphis. Parece el eterno aspirante al puesto de entrenador-jefe: ha sido entrevistado durante varios veranos consecutivos para ocupar banquillos como los Suns (había trabajado con Mike D’Antoni), Timberwolves, Bulls, Sixers, Clippers y Blazers, pero nunca fue elegido.

Pero sin duda tiene mérito llevar 20 años casi seguidos en un banquillo de la NBA, con el grado de compromiso que eso supone. En Memphis parece haber estado a gusto con Dave Joerger. Es su estado natal, ya que nació en Knoxville. “Hay muchos tipos buscando trabajo cada verano. Algunos de ellos están en la lista de los 50 mejores jugadores de la historia y han sido All Star. Yo tengo uno de esos trabajos”, dijo en una entrevista en el Portland Tribune, en la que expresaba que no siente amargura por no haber conseguido nunca el puesto principal. “Agradezco las oportunidades que me han ofrecido, pero tengo que decir que algunas de los razones que me dieron para no conseguir el trabajo eran malos”, destaca. Quizás algún día lo logre. 56 años no es una mala edad.

Su hijo, Elston Turner jr., también estuvo conceptuado como un gran anotador en su etapa universitaria con Texas A&M. Tienen un físico muy similar (1,95). Esta última campaña ha jugado en el Enel Brindisi italiano.

Como entrenador asistente.
Como entrenador asistente.