Tony Simms: “Sí, sí, sí, me mola…”

Tony Simms: “Sí, sí, sí, me mola…”

Javier Ortiz Pérez

En el Estudiantes (Foto: Movistar Estudiantes / As).
En el Estudiantes (Foto: Movistar Estudiantes / As).

‘La Demencia’ siempre poniéndole un toque especial a todo, ¿verdad? Lo tremendo es que Tony Simms solamente disputó nueve partidos con el Estudiantes 84-85, pero se acuñó un ‘grito de guerra’ desde la grada que pervivió durante varias generaciones: “Sí, sí, sí, me mola Tony Simms”.

Este escolta canadiense llegó como recambio de emergencia por el lesionado David Russell, que no pudo disputar la recta final de la liga regular y los ‘playoffs’. Y realmente cayó bien, pese a la envergadura del reto: 20 puntos de promedio y mucho espectáculo, tal y como gustaba en Magariños. Ya se le había visto unos meses antes por televisión, cuando se enfrentó a España en los Juegos Olímpicos (le hizo 11 puntos en el último partido de la fase de grupos, ganado por el equipo de Antonio Díaz Miguel 83-82).

No llegó a debutar en la NBA, aunque sí entró en el ‘draft’ de 1983 por los Knicks (sexta ronda, número 128) tras pasar por la Boston University. “Jugar en España fue una de las mejores decisiones de mi vida, una experiencia de primera clase. Fue fácil adaptarse a la cultura del país, a la deliciosa comida, a las tradiciones, a ver cómo los españoles dan todo el corazón siempre. El estilo de vida era lo mejor”, comenta ahora.

A él tampoco se le ha olvidado la afición del Estudiantes. “ya sabía que los españoles amaban el fútbol, pero no tenía ni idea de que había esa pasión por el baloncesto. La gente que apoyaba al equipo era algo que no había experimentado nunca. Estaban locos por nosotros y hacían unos espectáculos increíbles. Se disfrazaban, venían con tambores, cantaban y bailaban desde el primer al último minuto… Los mejores del mundo, así es que es normal que tenga tan buenos recuerdos”.

Con la selección canadiense.
Con la selección canadiense.

Simms reconoce que le costó suplir a Russell, “que era fantástico atléticamente y hacía de todo”. “Yo era más tirador y quizás más rápido cuando enfilaba la canasta”, apunta, siguiendo con la comparación inevitable. Tampoco olvida que estuvo en una selección de extranjeros que se enfrentó a España para preparar el Eurobasket.

Sin embargo, no pudo continuar en la ACB, “una liga muy fuerte, en la que se entrenaba mucho y muy fuerte”. Entonces era muy difícil que escoltas que ocupasen plaza de extranjero tuviesen sitio en las plantillas. Estudiantes esperó a la recuperación de Russell. Un año después, Simms sí regresó a España, al Juver Murcia de Primera B, ayudándole a la permanencia con medias superiores a los 30 puntos.

Actualmente vive en Toronto, donde trabaja en el mundo de la banca. Sin embargo, no se ha desvinculado del baloncesto, en el que continúa a través de la captación y el entrenamiento de talentos de su país de nacimiento, Jamaica. “Hay muchos jugadores de calidad ahora aquí. Me encanta sacar sus habilidades”, cuenta, al tiempo que destaca que le gustaría volver a España para organizar algún campus. Quizás si lo hace alguien le cante aquello de “sí, sí, sí…”.

En la actualidad.
En la actualidad.