‘Juani’ Jasen: Llegó de visita… y se quedó

‘Juani’ Jasen: Llegó de visita… y se quedó

Javier Ortiz Pérez

Granada.
Granada.

Resulta bastante inevitable que la trayectoria de Juan Ignacio Jasen haya estado marcada por el hecho de ser el hermano pequeño de Hernán ‘Pancho’ Jasen, el fantástico alero argentino que tan efectivo rendimiento dio en España durante 13 temporadas. ‘Juani’ no es tan bueno como él, pero sí ha sabido hacerse un hueco en nuestro baloncesto. Tienen características parecidas, aunque, siguiendo con la odiosa comparación, el mayor posee más recursos ofensivos. Más fuerte es el pequeño, más orientado a la defensa. Ambos juegan con mucho corazón, eso es innegable.

En enero de 2001, ‘Juani’ era un crío que vino a Madrid a ver a Hernán, que cumplía la primera de sus  diez temporadas en el Estudiantes. Le vieron alto (1,98) y le invitaron a hacer una prueba, lo que le sirvió para convencer y quedarse la siguiente campaña en el equipo EBA. “Fue una sorpresa para mí. No llegué con la intención de quedarme, pero al final lo acabé haciendo”, cuenta ahora, todavía algo boquiabierto por lo sucedido.

Su maduración fue lenta, pero segura, y llegó a debutar con el primer equipo en Liga y Euroliga. Empezó la 2005-06 en LEB con el Gijón (curiosamente, el primer equipo de Hernán en España), pero al poco tiempo le reclamó el Granada para debutar en ACB. “Fueron cinco años estupendos”, recuerda ‘Juani’. “Lo recuerdo con mucho cariño. Éramos un equipo peleón, que casi siempre estábamos abajo, pero que no terminábamos de descender. Había gente muy maja”, añade.

En la 2010-11 regresó a Oro para formar parte del proyecto ganador del Murcia, con el que jugaría dos temporadas más en la Liga Endesa a continuación. Como se ve, un profesional fiel a sus equipos. “Es que no me gusta estar cambiando constantemente de sitio”, razona. En la capital pimentonera hizo además su mejor ‘fichaje’: su mujer.

Murcia.
Murcia.

Una rareza en su carrera fue lo sucedido en la 2013-14. Siendo argentino, nunca había jugado a nivel profesional en su país. Y se marchó al Obras Sanitarias. “Quería probarlo. Siempre había tenido el ‘bicho’ dentro de jugar allí, por tener la experiencia. Desde luego, es algo completamente diferente a España, como los arbitrajes, las estructuras, pero es lógico porque dos ligas de países tan lejanos tienen que ser distintas”, sostiene.

‘Juani’ regresó y en la última campaña jugó en el Ford Burgos, de la Adecco Oro, logrando plaza de ascenso con 4,2 puntos y 2,8 rebotes de promedio, estadísticas bastante similares a las de sus 168 encuentros ACB (4 puntos y 1,9 rebotes en 13 minutos). Como se ve, no un jugador espectacular en este sentido, pero sí muy apreciado por los entrenadores por su compromiso defensivo.

Una noticia: todavía no ha cumplido los 30 años, pero está pensándose si seguir jugando, al menos con obligaciones profundas. Se ha asentado definitivamente en Murcia, su mujer está embarazada y tiene que ‘hacer cuentas’ a nivel económico. Cuenta que podría centrarse del todo en su ‘otro amor’, un local llamado ‘Malena Restrobar’ que sirve comida italiana y argentina.

Burgos.
Burgos.