Paulo Pinto: Estrella lusa fallecida

Paulo Pinto: Estrella lusa fallecida

Javier Ortiz Pérez

En el Canarias Telecom 2000-01.
En el Canarias Telecom 2000-01.

Nada más terrible en el deporte que un deportista joven fallezca en pleno partido, a la vista de todos, haciendo lo que más le gusta, sin ninguna explicación racional posible. La crueldad del momento la protagonizó Paulo Pinto el 3 de marzo del 2002, cuando cayó desplomado en pleno partido y nos dejó definitivamente, con solo 27 años.

Pinto es uno de los escasos jugadores portugueses que han pasado por la actualmente denominada Liga Endesa. Y eso indica que su nivel en su país era alto, lo que llamó la atención del Canarias Telecom 2000-01. No hizo una mala campaña (5,4 puntos y 2,7 rebotes en 19 minutos), pero, pese al interés de los insulares en renovarle, prefirió regresar a su país, al Aveiro. Fue la última camiseta que se pondría.

Transcurría con normalidad el encuentro ante el Benfica cuando el entrenador del Aveiro, el histórico Carlos Lisboa, pidió tiempo muerto. Pinto se sentó en el banquillo, pero empezó a sentirse mal y se desmayó. Parecía que simplemente era por el esfuerzo, pero enseguida el médico del equipo rival certificó que se trataba de una parada cardíaca. Se le intentó reanimar mientras que el pánico y la estupefacción dominaban las gradas. Ingresó ya cadáver en el hospital. El partido se suspendió de mutuo acuerdo entre ambos clubs.

En acción en Portugal.
En acción en Portugal.

En aquel momento no se supo muy bien qué había ocurrido. Se habló de un posible aneurisma cerebral que hubiese reventado. Se marchaba así el capitán de la selección portuguesa, con la que ya había jugado 65 encuentros, el mejor jugador del país en aquel momento. Jugaba de ‘3’ y de ‘4’, era agresivo de cara al aro y poseía una buena lectura del juego. En su palmarés figuran tres ligas y tres copas lusas.

Había nacido en Sao Joao de Madeira, al norte del país, y se ve que era una tipo inteligente al que le daba tiempo a todo, ya que era además licenciado en Medicina (especialidad ortopedia).

La noticia causó consternación en el actual Herbalife Gran Canaria. “Aunque parezca que suena a tópico, se nos fue una excelente persona y un gran deportista de elite, un jugador positivista que, además, era un inmejorable atleta. Como médico que era, se cuidaba hasta en el más mínimo detalle, no bebía ni fumaba y físicamente era un portento. Era un extraordinario atleta y en la mayoría de las pruebas físicas era el mejor del equipo, y compaginaba su preparación con la selección absoluta de Portugal”, comentó su director general, Berdi Pérez.

Se guardó un minuto de silencio en el choque que los amarillos disputaron ante el Fuenlabrada.