Rafa Guerra: Basket canario de familia

Rafa Guerra: Basket canario de familia

Javier Ortiz Pérez

En el Gran Canaria 2002-03.
En el Gran Canaria 2002-03.

Rafa Guerra siguió los pasos de su hermano Roberto en el actual Herbalife Gran Canaria, aunque no llegó tan lejos como él en su carrera deportiva. Ahora nos explica con muy buena pluma (no es extraño tras  completar una carrera de letras) cómo fue esa parte de su vida. Es de estos ex jugadores de buena formación que, francamente, me lo dan hecho.

“De mi época de jugador me quedan muy buenos recuerdos de todas las etapas. Todo comenzó en casa de mi abuela, donde pasaba horas leyendo las páginas de los números de la revista Gigantes del Basket que mi tío Paco Santana Godoy, jugador del CB Claret Gran Canaria en sus primeros años de historia, amontonaba en su habitación, y por supuesto, gracias a mis padres, que instalaron una canasta en el patio de casa en la que mi hermano y yo pasábamos horas jugando.

Más adelante, durante la fase de formación, tanto en Salesianos, CB Las Palmas, como en los equipos de cantera del CB Gran Canaria, hoy en día Herbalife Gran Canaria, la experiencia fue muy positiva y gracias a entrenadores como Armando Guerrero, Santi López, Delfín Álvarez tuve la posibilidad de aprender los fundamentos necesarios y lo que significa la disciplina del deporte de equipo.

Más tarde, y ya en el equipo EBA del CB Gran Canaria durante varios años, siempre estuve compaginando los estudios universitarios con los entrenamientos, tanto en el filial como en el primer equipo. Tuve el privilegio de estar al lado de grandes jugadores jóvenes de la época y profesionales de mucha calidad en el primer equipo.

Machacando en el junior del CB Las Palmas.
Machacando en el junior del CB Las Palmas.

Recuerdo gratamente la oportunidad de debutar en ACB, con Manolo Hussein en el banquillo, contra el Barcelona y meter un triple tras recibir el primer balón, así como haber podido disputar partidos en la máxima categoría junto a mi hermano Roberto. Particularmente, en la temporada 2001/2002, donde tuve la oportunidad de disfrutar de minutos y hacer buenos números, especialmente ante Unicaja en casa, en un partido en el que llegamos a estar en cancha creo recordar que hasta cuatro canteranos, y acabamos por llevarnos un partido en el que Unicaja se jugaba el liderato y el factor cancha de cara al playoff.

Después de aquel año, salí del club para ir cedido al UB La Palma en LEB 2, donde llegué a un equipo con varios lesionados y que pretendía ascender de categoría. Creo que aquel año hicimos un buen papel aunque finalmente no se consiguiera el objetivo, puesto que en la liga había también varios equipos con un potencial tremendo.

El año siguiente, ya desvinculado del Gran Canaria, fiché en Los Barrios de la LEB 1, donde no llegué a encontrar un hueco y disfrutar de minutos, para la misma temporada ir cedido al Doncel La Serena otra vez en LEB 2, y donde sufrí una lesión grave de tobillo.

Tras ese periplo fuera de Gran Canaria, volví a la isla para seguir jugando en EBA en el filial del Gran Canaria y en el Tenefe de Vecindario.

Como jugador era un escolta de 1.90 con buenas condiciones físicas, habilidoso y con capacidad anotadora, frío en los momentos calientes y buen compañero. Guardo muy buenos recuerdos de todos los jugadores con los que compartí vestuario y echo de menos especialmente la competición, el hecho poder medirte semana tras semana con jugadores de calidad.

Con su mujer y su hija.
Con su mujer y su hija.

Actualmente resido en Las Palmas de Gran Canaria, estoy felizmente casado con mi mujer, Laura, y tengo un hijo de dos años, Pablo. Licenciado en Traducción e Interpretación y con un Máster Universitario en Dirección de Marketing, formo parte del cuerpo de traductores/intérpretes del Ministerio del Interior desde 2008 y colaboro con varias agencias de publicidad en el ámbito de la traducción comercial. Hace ya varios años que dejé de tirar al aro, aunque sigo realizando actividad física en el gimnasio y en la piscina. Mi tiempo libre lo dedico a mi familia y a mis hobbies, como la música y la lectura”.