Fred Cofield: ‘Playmaker’ en Valladolid

Fred Cofield: ‘Playmaker’ en Valladolid

Javier Ortiz Pérez

En acción con el Forum (Foto: Basket16).
En acción con el Forum (Foto: Basket16).

Una auténtica rareza que en la 88-89 el Forum Valladolid apostase en plena temporada por el fichaje de un base americano. Fred Cofield ni empezó ni terminó la campaña, pero quienes por entonces seguían el basket en la capital pucelana le recuerdan perfectamente porque ofrecía un producto muy poco visto en las canchas ACB: el de un director de juego con sabor ‘yankee’.

Cofield era francamente espectacular. Nacido en Michigan, donde también asistió a la universidad, entró en la cuarta ronda del ‘draft’ de 1985 con los Knicks, llegando a jugar en Nueva York y en los Bulls un total de 50 partidos (3,4 puntos y 9,9 minutos de media). Cuando estaba en la CBA, aceptó la llamada del Forum para sustituir a Michael Young, un tipo que había sido una ‘institución’ en Valladolid pero que estaba rindiendo pobremente.

El tipo en quien se fijó Pepe Laso (que no volvería a entrenar a ningún equipo profesional) era alguien zurdo, rápidísimo e intuitivo. ¿Fue una buena idea fichar a un base americano en sustitución de un escolta? A juzgar por el rendimiento individual, sí: 22,1 puntos y 2,6 asistencias (de las de entonces, que eran más difíciles de conceder estadísticamente) en 35 minutos. Tuvo incluso un ‘tope’ de 40 puntos ante el Taugrés. Pero luego está la cuestión colectiva, y tras 16 encuentros, la plantilla volvió a dar un giro estructural, trayendo a un ‘3’ como Andrew Kennedy en su lugar.

Para entender su impacto basta un dato: hasta entonces solamente había habido un ‘1’ de su nacionalidad en la historia de la liga (Wayne Freeman con el Huesca 83-84). Pero entonces este tipo de jugador era más difícil de adaptar que ahora, que se juega a otro ritmo. Hasta el primer Mike Anderson le salió ‘rana’ al Real Madrid, aunque luego, en los 90, ya fue un jugador importante en la liga, como otros como Andre Turner, Elmer Bennett y varios más.

En la actualidad, con una de sus tres hijas.
En la actualidad, con una de sus tres hijas.

La carrera de Cofield no fue mucho más allá del regreso a la CBA y la participación en una extraña competición llamada World Basketball League en la que no se permitía a nadie con una altura superior a 1,95 (él estaba en 1,91). Uno de sus fundadores fue el histórico Celtic Bob Cousy y por ella pasó John Starks, que luego fue un Knick muy relevante.

Regresó a Michigan, a su Ypsilanti natal, donde recuerda haber pasado “un tiempo maravilloso” en Valladolid. “No hablaba nada de español cuando llegué, pero la gente de la ciudad fue encantadora y me ayudó mucho a entender y disfrutar de la cultura de allí”. Al equipo lo ve como “una mezca de veteranos y jugadores muy jóvenes, así es que fuimos algo inconsistentes”.

Ojo a lo que se dedica ahora: es entrenador personal de jóvenes que han entrado recientemente en la NBA o pretenden hacerlo. Entre los nombres más conocidos con los que ha trabajado se encuentran dos estrellas del ‘draft’ del 2014 como Jabari Parker y Joel Embiid, así como un ex Liga Endesa (Bismack Biyombo) y otras promesas (Marcus Smart,  Jerami Grant, Roy Devyn Marble, Kyle Anderson, Ray McCallum...). Ayudarles a mejorar le apasiona, comenta. “Reparto mi tiempo entre ser padre (de tres niñas) y entrenar”, concluye.