Ramón Bordas: De jugador a gerente

Ramón Bordas: De jugador a gerente

Javier Ortiz Pérez

Con el Monzón, en EBA (Foto: Deportedemonzon.com).
Con el Monzón, en EBA (Foto: Deportedemonzon.com).

Ramón Bordas ha realizado un camino no muy habitual: ha pasado de jugar al baloncesto profesionalmente a ser el gerente de un club de Adecco Oro como el Força Lleida. La mayor parte de su trayectoria la pasó en categorías federativas como la EBA, la LEB-2 y la LEB, pero tuvo su momentito de gloria en la actualmente denominada Liga Endesa, ya que pudo debutar en el equipo de su ciudad de adopción, el Caprabo Lleida, en la temporada 2004-05.

Bordas cuenta que empezó jugando al baloncesto en su barrio. “Tenía el club de baloncesto debajo de casa. Mi padre había jugado y nos introdujo a ello a mi hermana y a mí”, relata. Siendo muy joven fue el capitán en el ascenso a la máxima categoría del Caprabo en el 2001, aunque no continuó y buscó más minutos en el Drac Inca (LEB) y el Valls (LEB-2).

En el 2005, cuando estaba en el Mollerusa de EBA, le surgió la posibilidad de firmar un contrato de diez días con el equipo de ACB. Alberto Angulo se había lesionado. Y, claro, no se lo pensó. “Fue un momento muy especial para mí. Piensas que todo el esfuerzo  y sacrificio que has hecho ha tenido su recompensa. Todo niño que empieza a jugar tiene el sueño de poder llegar a jugar en lo más alto... y en ese momento lo ves hecho realidad”.

En la actualidad como gerente del Força Lleida.
En la actualidad como gerente del Força Lleida.

Por si fuera poco, no fue un estreno testimonial: estuvo 14 minutos en pista contra el Joventut, aunque lo malo fue que el Caprabo Lleida sufrió una contundente derrota (91-67). Aquel día acertó en un tiro libre, su única anotación en la élite, ya que en su segundo y último partido (8 minutos contra el Breogán y también resultado negativo) no llegó a encestar.

Fueron dos semanas inolvidables, pese a todo. Con total naturalidad regresó al Mollerusa y no volvería a salir de la EBA, con una etapa en el Monzón y una segunda en el Valls, hasta el 2009. Ya por entonces le empezaba a interesar el mundo de la gestión, de los despachos.

Bordas se define como “un jugador rápido, físico y de equipo, buen penetrador y defensor”. Es licenciado en INEF y desde julio del 2013 ejerce como gerente del Força Lleida, cuya administración del día a día intenta sacar adelante. El desafío ahora es bien distinto que en su época anterior: ahora se trata de mantener con salud económica y deportiva un proyecto renovado, a medio-largo plazo. “Quiero reavivar el basket en la ciudad de Lleida, que la afición se implique con el club como lo hacía años atrás”, comentó en su presentación.