Ferrán Bassas: Otro cerebro en verdinegro

Ferrán Bassas: Otro cerebro en verdinegro

Javier Ortiz Pérez

Con el Joventut.
Con el Joventut.

Ferrán Bassas está encuadrado en la tradición de bases de enorme criados en el Joventut, una fábrica que no parece tener fin, desde Nino Buscató a Ricky Rubio pasando por los hermanos Jofresa y Raül López. Con 23 años cumplidos hace poco, nuestro protagonista de hoy tiene un gran futuro por delante y sus buenas actuaciones en el Unión Financiera Oviedo le podrían traer más temprano que tarde de vuelta a la Liga Endesa, en la que debutó como verdinegro en la campaña 2011-12 (tres partidos, 7 puntos y 38 minutos en total).

El propio Bassas no tiene reparos en contar que empezó jugando al baloncesto “por tradición en la familia”. “Mi padre es entrenador y al poco de nacer mi madre ya me llevaba a los campos a ver partidos”, cuenta. Su primer equipo fue el Sant Josep de Badalona, justo antes de pasar al Joventut.

Fue quemando etapas en todas las categorías, haciéndose un nombre incluso a nivel internacional, como cuando fue a la selección U18 al prestigioso Torneo de Mannheim. La culminación al trabajo duro le llegó en la jornada inaugural 2011-12. Gracias a la baja de Pooh Jeter tuvo la posibilidad de estrenarse a lo grande en la máxima categoría, con 11:58 en pista, aunque derrota final en Manresa. “Sobre todo recuerdo de aquel día los nervios, pero también la alegría de poder debutar con ‘mi Penya’”, comenta. Curioso que cometiese las cinco faltas personales y fuese eliminado, ¿verdad? Jugaría un par de encuentros más, pero su sitio estaba todavía en la Adecco Plata con el Prat.

Desde allí saltó a Oviedo la pasada campaña este base al que, según destaca, le gusta “llevar un ritmo alto de partido, anotar cuando el equipo lo necesita y darlo todo en la cancha”. A sus conocidas cualidades defensivas de la etapa de formación ha unido varios recursos ofensivos interesantes. Seguramente tiene una referencia en Fran Cárdenas, cuyas buenas actuaciones en Oviedo en su misma posición le llevaron a la Liga Endesa, al Rio Natura Monbus.

En el Unión Financiera Oviedo.
En el Unión Financiera Oviedo.

A nivel global, la campaña en el club asturiano no ha sido tan brillante como la anterior, cuando llegó lejos en los ‘playoffs’ de ascenso. Esta temporada no los ha disputado, aunque sí ha mantenido la categoría con holgura. Bassas ha promediado 9,9 puntos y 4,8 asistencias en 25 minutos, con un tremendo partido en la jornada 18: 37 de valoración tras clavarle 21 puntos y 9 asistencias al Planasa Navarra a domicilio.

“Estoy muy bien aquí. Es un club familiar en el que me siento muy querido. Por otro lado, en la ciudad se vive muy bien, hay de todo y estoy muy a gusto”, dice. En el futuro le gustaría seguir relacionado con el deporte y, si puede ser, con el baloncesto. Está estudiando INEF, terminando ya su tercer curso.