José Antonio Marco: El rey nacional de las asistencias

José Antonio Marco: El rey nacional de las asistencias

Javier Ortiz Pérez

El histórico CAI-Murcia por la salvación.
El histórico CAI-Murcia por la salvación.

Un tipo y un jugador diferente este José Antonio Marco. En lo personal, parece tímido, pero luego le encanta hablar, sobre todo de baloncesto. No siempre ha tomado las decisiones que más podían esperarse de él. Y en lo deportivo, se trata de uno de los bases españoles (incluyendo cualquier categoría) con mejor visión de juego. Nadie, entre Liga Endesa, Adecco Oro, Adecco Plata (en la que ha jugado con el Cáceres Patrimonio de la Humanidad) y EBA llega a las 7,1 asistencias de promedio que ha acreditado él. Tiene una inteligencia peculiar con el balón en las manos: suele saber dónde está el compañero y qué va a hacer su defensor. Un maestro del ‘pick and roll’ si su compañero en la jugada es solamente un poco listo.

¿Por qué no juega más arriba alguien que ha sido internacional en todas las categorías --menos la absoluta, claro-- y que solo tiene 26 años todavía? En principio, porque él no ha querido. Tras haber pasado por Liga Endesa (con el Murcia en su ciudad natal) y Oro (en Melilla) escogió Cáceres un peldaño más abajo. “Nunca he mirado mucho las categorías. Siempre he ido al sitio donde más interés han puesto, donde mejor sabía que iba a sentirme. El baloncesto solo es una parte de la vida y creo que he ido acertando”, comenta.

Bronce en el Europeo sub-20 en 2009.
Bronce en el Europeo sub-20 en 2009.

A nivel técnico, quizás le falte un poco de tiro y, seguro, más envergadura para defender. Mide 1,78 y no es especialmente musculoso. “El físico es el que tengo. No me puedo meter en una máquina y que me alarguen. Y creo que hasta me ha beneficiado ser siempre el más pequeño de mis equipos. Me obligaba a mejorar en otros aspectos, como la inteligencia, el pase…”, analiza.

De pequeño le gustaba el fútbol, “pero a mi padre le parecía un deporte en el que había muchos palos y me apuntó a una escuela de baloncesto allí en Murcia. Al principio no me gustaba mucho, pero después ya sí”. Después de entrar y salir de la cantera del club local y de acudir a convocatorias de la Federación Española desde muy niño, le fichó el Cajasol de Sevilla siendo cadete de segundo año.

Su regreso a Murcia para estar entre primero en el EBA y luego en el ACB resultó inolvidable por un momento concreto, una historia sin muchos precedentes. Al final de la temporada 2008-09, el equipo se jugaba la permanencia en la última jornada ante el CAI Zaragoza a domicilio. Quien ganase, se salvaba. Marco, que acababa de cumplir los 20 años, había dispuesto de poco protagonismo durante todo el año, pero tuvo que asumir las riendas del equipo porque esa semana Chris Thomas se negó a jugar aludiendo a motivos económicos. ¿Qué pasó? Hizo un partidazo: 11 puntos y 3 asistencias en 37 minutos (promediaba 10 hasta ese encuentro), liderando a los suyos al triunfo (59-60). “Recuerdo que los días anteriores estaba nervioso ante la responsabilidad que se me venía encima, pero empezó el partido y estuve súper tranquilo al ver que me iban saliendo las cosas. Fue una gran alegría y lo voy a recordar hasta que me muera”.

Con el Cáceres (Foto: El Periódico Extremadura).
Con el Cáceres (Foto: El Periódico Extremadura).

En Cáceres vivió el pasado 25 de abril la alegría del ascenso a la Adecco Oro. En la ciudad estudia al mismo tiempo Ciencias del Deporte. “Al ritmo que voy, espero acabarla en tres años”, aventura. Si su cálculo es tan exacto como el que suele acreditar a la hora de leer las defensas, está hecho.