Lander Lasa: Alma tolosarra

Lander Lasa: Alma tolosarra

Javier Ortiz Pérez

Con el Lagun Aro (actual Gipuzkoa).
Con el Lagun Aro (actual Gipuzkoa).

Tuvimos un par de campañas a Lander Lasa en la Liga Endesa (2010-11 y 2011-12), cumpliendo en el Gipuzkoa Basket el papel de chico de la casa, más orientado al trabajo en los entrenamientos que a ser un factor en los partidos. Él obedeció con profesionalidad, disfrutando de cada segundo en la élite, consciente de que estaba donde muchos deseaban. Ahora está en el Unión Financiera Oviedo, en el que dispone de más protagonismo en ataque.

Lasa, que es de Tolosa, define sus inicios en el baloncesto como “raros, porque no solamente jugaba al basket, sino a otros deportes también. Me lo empecé a tomar más en serio con 16 años, cuando destaqué en el Campeonato de España con la selección vasca”. En junior dio el salto a la capital de Guipúzcoa, primero en el Atlético San Sebastián y luego en el histórico Askatuak. Sin haber cumplido los 20 años, se fue a Burgos a jugar en Primera Nacional. Lo suyo ya iba en serio.

En el 2010 brilló en el ascenso a Adecco Plata con el Iraurgi de Azpeitia, lo que hizo que llamase definitivamente la atención del Gipuzkoa Basket, que le había estado observando durante media temporada invitándole a los entrenamientos del primer equipo. En su presentación, Pablo Laso destacó “el buen crecimiento que ha tenido Lander Lasa en los dos últimos años de la mano de Jon Txakartegi y en el final de liga cuando estuvo con nosotros”. Según contó, fue un buen ‘sparring’ en los entrenamientos para jugadores de la talla de Andy Panko o Antwain Barbour.

Presentación con Pablo Laso.
Presentación con Pablo Laso.

En la cuarta jornada de la 2010-11 llegó el ansiado momento del debut en la Liga Endesa: contra el Estudiantes y en casa. “Toda la gente gritaba mi nombre. Fue algo que no se me olvidará jamás”, comenta. “Fueron dos años y medio increíbles en mi vida deportiva”, resume. El banquillo siempre duele, sea cual sea el jugador (solo 145 minutos 31 partidos este tiempo en la élite), pero él siempre tuvo una mentalidad positiva.

Y es que, según se define, se trata de “un jugador que se exige mucho a sí mismo y con mucho carácter. Lo mejor que se me da es el tiro, pero intento mejorar cada año”.

Volvió a Azpeitia dos temporadas más (2012-13 y 2013-14) para ayudar al equipo en Plata, con 11,6 y 12,2 puntos por encuentro en cada una de ellas, pero el pasado verano decidió salir de Euskadi con rumbo al oeste. “En Oviedo me encuentro muy bien. Desde el principio estuve muy a gusto y contento”, comenta.

En la actualidad, en el Oviedo (Foto: OCB).
En la actualidad, en el Oviedo (Foto: OCB).

Todavía es joven (27 años) y le queda tiempo en el baloncesto, pero ya piensa en el futuro. Su idea, comenta, es sacarse unas oposiciones para ser policía local. También le gustaría seguir vinculado al baloncesto de alguna manera y ya ha tenido alguna experiencia entrenando a niños.