Charlie Bell: Lugo en el corazón

Charlie Bell: Lugo en el corazón

Javier Ortiz Pérez

Bandeja con el Breogán.
Bandeja con el Breogán.

Un dato resume lo que hizo, y muy bien, Charlie Bell en su único año en España: anotar. Resulta que, desde que el gran Oscar Schmidt promediase 33,2 puntos en la temporada 93-94, y ya han pasado más de 20 años, ningún jugador ha superado la cifra conseguida por el afiladísimo escolta norteamericano con la camiseta del Breogán 2004-05: 27,0.

Lugo supuso, sin duda, un antes y un después en su carrera, que enlazó entonces con cinco temporadas en los Milwaukee Bucks y una con los Golden State Warriors, a menudo con buenos contratos.

Bell llegó a Galicia como un semidesconocido y eso que había tenido alguna leve experiencia NBA con Phoenix Suns y Dallas Mavericks y luego había estado en ‘grandes’ de Italia como Benetton (con la que ganó una liga), Virtus de Bolonia y Livorno. Nacido en la conflictiva ciudad de Flint, en el estado de Michigan, lo suyo siempre había sido coger un balón y meterlo por el aro, pero le había faltado la confianza y la tranquilidad suficiente que logró en el Pazo.

Campeón en Italia con la Benetton.
Campeón en Italia con la Benetton.

Sí, su etapa universitaria, con tres ‘finales a cuatro’ con Michigan State, había resultado prometedora. El título del 2000 le hizo muy feliz. En Lugo supo reencontrarse con las mejores sensaciones, convirtiéndose en la referencia total. “Cuando vine a España quería conseguir hacerme un nombre, que todos supieran quién es Charlie Bell y me reconociesen. Creo que ahora lo saben”, decía en una entrevista para acb.com.

En la ciudad, por supuesto, le adoraron. Y todavía muchos se acuerdan de él. “Para mí es divertido. Siento como si todo el mundo me quisiese. No me importa ser un ídolo local; sigo teniendo tiempo para los niños, para estar con mi familia y divertirme. Mucha gente espera que me comporte diferente, como una estrella, pero creo que no soy así. No actúo como una estrella de rock”, comentaba.

Tardó muy poco en aceptar la llamada de los Bucks, una de las muchas que recibió aquel verano. En su primera campaña en Milwaukee ya se ganó un sitio en la rotación (8,4 puntos en 21 minutos), siendo la segunda la mejor (13,5 en 34, jugando la mayor parte de los encuentros como titular). En los tres años siguientes recuperó su papel saliendo del banquillo, pero el traspaso a los Warriors en el verano del 2010 le vino de pena. Con Golden State, y eso que le quedaban dos años de contrato, solamente llegó a jugar 19 encuentros. Se lo pagaron íntegramente a finales del 2011 y no regresó a la NBA, y eso que todavía no era muy mayor (31 años).

Defendido por Calderón en Milwaukee.
Defendido por Calderón en Milwaukee.

Unos partidos con el Otto Caserta entonces no le devolvieron a la primera línea, como él deseaba: 8,3 puntos y bajos porcentajes. No está claro que vaya a volver a jugar. Sus ganancias en la NBA se calculan en unos 20 millones de dólares, lo que, si ha sido un poco listo, debería ser una buena base.

Desde esa frustrada experiencia italiana, solamente ha sido noticia por cuestiones extradeportivas: a sus arrestos (hasta tres) por conducir bajo los efectos del alcohol se sumó el que protagonizó su mujer, Kenya Bell, el pasado verano  por herirle levemente con un ‘cutter’. Él prefirió bromear, restándole importancia, aunque por lo que se publicó, se presentaron cargos contra la esposa, una antigua Miss Michigan. “Estoy bien. No he sido apuñalado. Lol”, escribió en su cuenta de Twitter, en la que se ha puesto, con cierta gracia, el nombre de @flintstone.

En Somos Breogán, una web muy exhaustiva sobre la actualidad y la historia del club lucense, le entrevistaron hace poco. “Me va bien la vida. Trabajando y poniéndome en forma por si llama algún equipo”, destaca. Asegura que sigue la actualidad del equipo y que disfrutó mucho jugando como celeste. “Los aficionados eran estupendos y mis compañeros, maravillosos. La ciudad fue magnífica para mi familia y disfruté todo de ella”, añade, mencionando la paella como su plato favorito. También promete visita pronto.

Foto de perfil en @flintstone.
Foto de perfil en @flintstone.