Jens-Uwe Gordon: De dar positivo a ser positivo

Jens-Uwe Gordon: De dar positivo a ser positivo

Javier Ortiz Pérez

Imagen autografiada.
Imagen autografiada.

Dos claros momentos de Jens-Uwe Gordon en España. El primero, claramente desafortunado, cuando su contrato con el Unicaja 97-98 fue rescindido después de dar positivo en un control antidopaje por hachís; el segundo, mucho mejor, cumpliendo su rol de interior suplente en el Gran Canaria durante temporada y media (parte de la 2000-01 y la 2001-02 entera).


Gordon tenía una buena mezcla, atractiva al máximo para los equipos de la época: formación norteamericana (había nacido en la localidad californiana de Salinas) y pasaporte comunitario, ya que su madre es alemana. Así es que era algo así como un ‘chollo’, aunque había tenido un recorrido un poco difuso, entre la liga japonesa, la alemana (donde ganó el concurso de mates de 1995) y la CBA. Pero viéndole, resultaba un jugador muy aprovechable: quizás no un estilista, pero sí un ‘4’ muy agresivo en defensa y de cara al aro, con gran capacidad de salto. Y un aspecto temible con su pelo rapado.


El Tau ya se fijó en él en verano del 97, pero el vínculo quedó sin efecto porque, según se publicó, ocultó al club que se había operado de una fractura por ‘stress’ en el pie izquierdo cuando se firmó. Así es que quedó libre, lo que aprovechó Unicaja para llevarle a sus filas. Aquello parecía estar saliendo aceptablemente (un buen trabajo específico con 5,8 puntos y 3,2 rebotes en 12,7 minutos) hasta que…

Reboteando en el Gran Canaria.
Reboteando en el Gran Canaria.

En un control antidopaje que tuvo lugar tras un encuentro frente al Gran Canaria, el 27 de diciembre de 1997, tanto Gordon como Lou Roe, el americano estrella del equipo malagueño, dieron positivo por la misma sustancia: hachís. Es comentario era obvio: ambos compartían algo más que vestuario. La decisión del club fue taxativa a raíz de la sanción que les iba a caer: a la calle. Solamente a otro jugador en la historia de la liga, Malcolm MacKey, se le ha detectado la misma sustancia.


Francia, de nuevo Alemania y Grecia fueron entonces el destino de Gordon, que en el 2000, ya cumplida su pena, decidió volver a un país que le había agradado. Primero lo hizo en el Granada, de LEB Oro, y tras seis partidos, tras tener problemas de cobro allí, se incorporó de nuevo a la ACB con el Gran Canaria, que tenía problemas con los interiores. En lo que restaba de campaña y la siguiente se movió en números parecidos a los que había acreditado en Unicaja: 4 puntos y 3 rebotes en 12 minutos. No, no fue estelar, pero sí hizo el trabajo que se le encomendó… y sin ‘distracciones’.


El tipo apuró el baloncesto cinco temporadas más en Alemania, donde mantenía un cartel estupendo, y se retiró al filo de los 40 años, en el 2007. Fue entonces cuando regresó a Estados Unidos, terminando su carrera de Ciencias Sociales en la Universidad de Santa Clara. Actualmente en vive en su localidad de nacimiento, Salinas, donde ejerce como entrenador de niñas y profesor de distintas materias en ‘high school’. De vez en cuando regresa al país de su madre, donde dejó fuertes vínculos.

Foto de perfil en Twitter (@ellephant33).
Foto de perfil en Twitter (@ellephant33).