Demetrius Alexander: A vueltas con el ‘episodio NAF’

Demetrius Alexander: A vueltas con el ‘episodio NAF’

Javier Ortiz Pérez

Con el balón en Sevilla.
Con el balón en Sevilla.

Fue el protagonista secundario de uno de los episodios más negativos de la tumultuosa carrera de Manel Comas. El técnico, fallecido hace dos años, se refirió a Demetrius Alexander como “un ‘NAF’, un negro atlético fraudulento”. Sus palabras ocasionaron una fuerte polémica que le obligó a retractarse posteriormente entre acusaciones de racismo.

 


Comas, que acostumbraba a no callarse ni debajo del agua, andaba indignado por una derrota de su entonces equipo, el Caja San Fernando, ante el Estudiantes (91-78). “(Mis jugadores) son gilipollas. A partir de ahora, sólo me va a quedar trabajar y si tengo que jugar con seis, jugaré con seis. El resto se quedará sentadito (…).Alexander es un NAF. ¿Queréis que os traduzca NAF? Significa 'negro atlético fraudulento', y de mí no se va a reír más. Yo asumo que fui quien lo trajo, pero si tiene que estar fuera, se va a quedar fuera”, indicó.


Tras las disculpas, el norteamericano dijo que iba a seguir “trabajando igual por el equipo; siempre intento hacer las cosas bien, a veces lo consigo y otras no tanto. Los que me conocen saben que es así y que mi actitud es buena tanto en los partidos como en los entrenamientos, lo que ocurre es que no siempre aciertas”.

Luchando por un rebote en Valladolid.
Luchando por un rebote en Valladolid.

Pero él también patinó poco después. Fue acusado de resistirse a la autoridad en un control de alcoholemia y salió en rueda de prensa para pedir perdón cuando eso trascendió . Paralelamente, Comas fue destituido por la serie de malos resultados que arrastraba el equipo, siendo sustituido por Moncho López.


¿Quién era Alexander realmente? Pues un ‘4’ con bastante buen cartel en el baloncesto europeo, para empezar. Llegó procedente de la CBA y Japón y lo hizo para protagonizar algunas temporadas bastante positivas en Israel e Italia. La de Sevilla no fue su primera experiencia española: concluyó la temporada 2003-04 en el Fuenlabrada (tres partidos promediando 15,2 puntos y 5,1 rebotes en 25 minutos) y disputó íntegra la siguiente en el Valladolid (18,3 y 8,0 en 33,7). Como se ve, números realmente interesantes, que decrecieron dos años después con el Caja San Fernando (13,7 y 5,7 en 28,9).


Tras la jornada 27 fue cortado él también, sin duda marcado por lo sucedido con el técnico catalán. Buen parte del público sevillano abucheó al jugador en los siguientes encuentros. Hoy en día, cuando se escribe “Demetrius Alexander” en Google, la siguiente palabra que aparece es “naf”. Y en la sección “también se ha buscado” aparecen otros tres jugadores norteamericanos… y Manel Comas.

Ahora.
Ahora.

Jugaba bastante bien al poste y también de cara, aunque tenía problemas a nivel defensivo y el rango de tiro no le daba para jugar muy abierto, en la línea de tres, digamos. Esa parte de la defensa fue lo que probablemente enojó a Comas aquel día tan desafortunado en Madrid. El ‘4’ rival, Iker Iturbe, logró 19 puntos en 21 minutos. Y él solo cometió una falta en 28 minutos en pista (10 puntos y 7 rebotes).


Tras un año tan complicado no volvió a jugar en España. Lo hizo fundamentalmente en Ucrania, aunque también en la segunda griega y en Letonia, donde fue MVP. Su último equipo fue el Saint Louis Phoenix de la PBL/ABA, en el 2012. Es en Saint Louis, su ciudad natal, donde vive actualmente. Su trabajo está en una centro de enseñanza multideportivo llamado Ozzie’s Smith Sports Academy, donde se ocupa de la parte del baloncesto.