Paco Vázquez: El tirador de equipo

Paco Vázquez: El tirador de equipo

Javier Ortiz Pérez

En el Unicaja.
En el Unicaja.

A Paco Vázquez (indudablemente, el mejor jugador que ha dado la paradisíaca isla de Ibiza) le hemos tenido hasta hace poco en nuestras retinas, clavando triples y siendo un esforzado jugador de equipo. Nunca una estrella ni un referente, sí resultó sumamente práctico y fiel: en sus 17 años en la máxima categoría solamente ha vestido cuatro camisetas.

Defendiendo, su otra gran especialidad.
Defendiendo, su otra gran especialidad.

Los datos le avalan. Con 515 partidos disputados, está en el ‘top 25’ de la historia de la competición desde su nuevo formato iniciado en 1983. Su primer encuentro en ACB lo disputó en la jornada inaugural de la temporada 92-93 (un TDK Manresa-OAR Ferrol) y el último, en los final de los ‘playoffs’ de la 2010-11 con el Bilbao Basket ante el Barcelona. Pues nada, dos décadas haciendo su trabajo con fiabilidad, sin ruido alguno, aceptando siempre su rol. Su trayectoria profesional acabaría la campaña siguiente en la Adecco Oro con el Lleida, con 38 años, aunque jugaría un par de partidos más la pasada temporada en el filial del Unicaja, en EBA, como consecuencia de una plaga de lesiones.

Es en el club malagueño donde trabaja actualmente como ayudante del equipo junior, integrado en su estructura de entrenadores. “Lo llevo bien. Disfruto de la vida desde otro punto de vista”, afirma.


Según cuenta, lo que recuerda, “por encima de los títulos, decepciones, lesiones, etcétera” son “las sensaciones vividas: ponerte la ropa para entrenar o jugar y disfrutar de este deporte como, supongo, lo hace cualquier aficionado al baloncesto cuando queda con los amigos para hacer una pachanga. Las sensaciones vividas por ver cómo una parte de la ciudad se volcaba con el equipo donde he jugado, como en Manresa, Málaga, Badalona, Bilbao...”.

 

 

Últimos partidos en la Liga Endesa con Bilbao Basket.
Últimos partidos en la Liga Endesa con Bilbao Basket.

Sí, porque Vázquez sabe lo que es la gloria. El momento más inolvidable, el de la sorprendente Liga 97-98 con el TDK Manresa, cuando formaba parte de la equilibrada batería de aleros que completaban Herb Jones, Pere Capdevila y Lisard González. Peo también la Korac 2000-01 con Unicaja o la Eurocup 2005-06 con el DKV Joventut.  Hasta fue 12 veces internacional con un papel muy específico, como siempre, y el premio fue el bronce en el Europeo de Turquía en el 2001. Aquel fue un año muy prolífico, ya que ganó el concurso de triples del All Star en Málaga.

¿Cómo se define como jugador? “Supongo que a cualquiera que se le preguntara te diría: Defensa y triples. Y yo te diría: Que lo di todo, todo. Y que supe adaptarme a las necesidades de lo que me pedía el entrenador; manteniendo a raya mi ego personal en beneficio del equipo”.

Como complemento, os dejo con la carta que hizo pública cuando anunció su retirada. Es interesante.

“Ya está. Esa decisión que tanto cuesta manifestar aunque esté pensada desde hace tiempo ya está hecha. Se acabó. Dejo de ser JUGADOR DE BALONCESTO, al menos profesionalmente hablando, porque uno es jugador de baloncesto siempre. Tras un último año donde no tuve la motivación suficiente, principal causa por la que seguía jugando, para jugar en los diferentes equipos que se interesaron en mí, la oportunidad que me ha llegado para este nueva temporada para poder transmitir todo el baloncesto que llevo dentro a los jóvenes de Málaga me han hecho tomar una decisión que ya llevaba tiempo rondando por mi cabeza. A partir de ahora daré caña en la banda y no dentro del campo como hasta ahora.

 

Con la pulsera de ‘Basket Lover’
Con la pulsera de ‘Basket Lover’