Linton Johnson: ‘Parche’ con anillo

Linton Johnson: ‘Parche’ con anillo
Hablando con Prigioni.

Javier Ortiz Pérez

Cuando salen las listas de campeones de la NBA que han jugado en España se nos suele traspapelar el nombre de Linton Johnson, que pasó un breve tiempo en el Tau de la temporada 2007-08. La cuestión es que el hombre no llegó nunca a jugar un partido de ‘playoffs’ con los Spurs de la 2004-05, pero técnicamente sí tiene el anillo porque pertenecía a la plantilla de San Antonio cuando se hizo con el título.

Johnson era y es un ‘journeyman’, como les gusta decir a los americanos. Un jugador que llega para hacer su trabajo, lo realiza con profesionalidad, cobra y se va a otro sitio. Es el signo que marcó su carrera en América y también en Europa. En la NBA jugó en ocho equipos diferentes repartidos en seis temporadas con promedios discretitos (3,9 puntos y 3,3 rebotes en 14 minutos y un total de 151 encuentros) y por aquí se ha centrado en Italia, donde ya lleva cuatro clubs distintos.

Un club que maneja bien perfiles como el suyo es el Baskonia. Llegó a Vitoria en octubre del 2007 para reemplazar temporalmente a James Singleton, un fichaje de más campanillas en el Buesa Arena y que terminaría resultando un fiasco. Solamente le dio tiempo a aparecer en cuatro partidos ACB con 3,8 puntos y 1,5 rebotes en 13 minutos. Como se ve, no retirarán su camiseta.

En su presentación ya manifestó tener claro saber a qué venía. “No me preocupa si voy a jugar uno o veinte partidos, ya que cuando uno practica baloncesto lo importante es jugar bien, y no cuántos encuentros vayas a disputar”, indicó este ‘4’ bastante fuerte de 2,03 de estatura y que incluso podía actuar como ‘5’. Aquel día se definió como “un buen defensor y un buen reboteador”, al ser, en su opinión, “una persona con mucha energía sobre la cancha”.

Han pasado casi ocho años y contactamos con él poco antes de ser ‘cortado’ por el Pistoia Basket, donde aparentemente lo estaba haciendo bien (9,5 puntos y 9 rebotes, un poco en la línea que había tenido en Sassari, Varese y Avellino), pero donde tuvo problemas a nivel personal con el entrenador y eso le acabó costando la salida. “Mucho ha cambiado en mi vida desde mi primera experiencia en Europa, que fue en Vitoria. Ahora estoy casado y tengo un hijo y disfruto mucho más de todo lo que me ocurre”, contó. Sobre su estancia en la liga española, consideró que “era una competición muy física y competitiva, que es algo que me gustó mucho. El estilo de vida en Vitoria estaba orientado a lo familiar. Por ejemplo, era la primera vez que compraba productos llegados desde el campo directamente, de pequeñas granjas. La comida era muy fresca”.

Un último dato: es sobrino de Micky Johnson, otro interior que jugó doce temporadas consecutivas en la NBA, desde 1974 a 1986.