Marko Jaric: Penúltimas lecciones

Marko Jaric: Penúltimas lecciones
Entrando a canasta en Siena.

Javier Ortiz Pérez

A Marko Jaric le tuvimos por España hace relativamente poco, en la temporada 2009-10. No era ya el mejor Marko Jaric, desde luego: aquel jugador dominante en Europa desde las posiciones de base y escolta, o, a otro nivel, el sexto hombre complementario en la NBA que rindió a buen nivel, sobre todo en los Clippers.

Maltratado por las lesiones, el hombre se quedó en 5,8 puntos en 21 minutos con la camiseta blanca en lo que fue la primera temporada de Ettore Messina. Quizás el entrenador italiano, cuando se lo ofrecieron tras romper su contrato con Memphis Grizzlies, pensaba todavía en él como el mismo hombre que mandaba en Bolonia desde sus 2,01. Primero con la Fortitudo y luego con la Virtus acumuló dos Legas, dos Coppas y una Euroliga en apenas cuatro años. Contaba entonces con un valioso pasaporte griego (con apellido Latsis) que había conseguido después de que, como muchos de sus compatriotas yugoslavos, se buscase la vida al otro lado de la frontera. En su caso fue el Peristeri el ‘trampolín’ hacia la primera línea.

Campeón del mundo (2002) y de Europa (2001) con Yugoslavia y segunda ronda del ‘draft’ de la NBA en el 2000 (número 30), Jaric completó seis temporadas bastante aceptables entre los mejores, primero en Clippers y luego en Minnesota. Sus topes fueron 9,9 puntos y 6,1 asistencias (en la 2004-05). Le sobró seguro la última etapa en Memphis, cuando ya no podía físicamente con la exigencia de la competición.

Intentó relanzar su carrera en el Real Madrid, pero no pudo ser. Carecía de la ‘chispa’ que le había caracterizado en sus buenos años, aunque conservaba el talento y hasta se marcó un partido de 26 puntos y 34 de valoración ante el Joventut. En su presentación dijo que “si volvía a jugar en Europa tenía claro que sería en un gran club, con grandes ambiciones y saber que Ettore estaba aquí, fue otro gran aliciente. Fue la combinación perfecta para regresar”.

Tampoco remontó el año siguiente, el 2011, en el Montepaschi Siena. Por eso llamó la atención que volviese a rondar la NBA, primero en el ‘training camp’ de Chicago y luego en el de los Brooklyn Nets. En ninguno de los dos casos llegó a debutar y su carrera está ya terminada desde hace tiempo. Tiene 36 años.

De Jaric se han comentado dos cosas muy a menudo: su tremendo parecido físico con el actor Keanu Reeves y su matrimonio con la modelo brasileña Adriana Lima, con la que tiene dos hijas. Los deportistas profesionales suelen tener esposas guapas, pero esto ya era demasiado. Sin embargo, en 2014 anunciaron su separación.

¿Qué ha sido de él? Según ‘Qué fue de… El blog de los deportistas olvidados’, tiene numerosos intereses empresariales: importantes inversiones el bolsa y en bienes inmuebles, en la firma de cosméticos Cover Girl, una cadena de restaurantes en su país, una firma de ropa, un perfume, un equipo de fútbol y una marca de vodka. También da el dato de que según la revista ‘People with Money’ es el jugador de baloncesto con más ingresos del mundo, con 46 millones de dólares y una fortuna de 145 millones. No sé yo esto último, pero bueno…