Fran Ruiz: Informático bajo los aros

Fran Ruiz: Informático bajo los aros
Defendido por Hopkins (Foto: El Periodico Extremadura).

Javier Ortiz Pérez

Fran Ruiz tuvo su temporadita en ACB, la 2000-01, con el Cáceres. No fue desde luego su mejor año como profesional, dentro de una carrera en las canchas que, en todo caso, asegura que le aportó mucho a su vida.

“El recuerdo que tengo del baloncesto es muy bueno. Vives un montón de experiencias que en otros ámbitos no tienes ni de lejos. Es cierto que no llegué muy arriba, pero tuve grandes vivencias. Por ejemplo, a Huelva, donde estuve dos temporadas, lo considero casi mi familia. Mis amigos de la edad, con 20 o 25 años, no podían pasar por lo que pasé yo”, rememora.

Ruiz, un pívot de 2,02, es de Móstoles, donde empezó a jugar. Muy pronto despuntó allí y el Estudiantes, siempre atento a lo que se mueve en su comunidad, le incorporó para su equipo cadete. Entre ‘La Nevera’ y el Magariños pasó nada menos que seis años, entrenando en ocasiones con el primer equipo e incluso entrando en alguna de sus convocatorias.

En 1997 salió fuera, a Melilla, en LEB, categoría que también pisó en Huelva. Aquellos dos años le abrieron las puertas de la máxima categoría en Cáceres. Luis Casimiro, que le venía siguiendo al tener la misma agencia de representación, confió en él como cuarto pívot, pero solo le dio 102 minutos en 13 partidos (1,8 puntos y 1,2 rebotes en 8 minutos de promedio). “Al poco de llegar se me salió el hombro y fue un error no operarme en aquel momento, porque la solución que se adoptó fue volvérmelo a meter. Y así, claro, en cualquier entrenamiento se me volvía a salir y tenía que parar”, recuerda.

Regresó a Huelva, donde sí fue intervenido quirúrgicamente de la dolencia que le perseguía, y fue casi como perder otro año. El Ejido (LEB-2), CAI Zaragoza (LEB) y Prat (EBA) fueron sus siguientes experiencias. Sí obtuvo más continuidad en Ávila, donde permaneció cuatro temporadas. En una de ellas logró un pico de 17,8 puntos y 7,4 rebotes (2005-06). Pero su mente empezó a estar más en lo que le aguardaba en su vida laboral posterior.

“Me fui sacando la carrera técnica de Ingeniería Informática y ya la última temporada en Ávila trabajaba al mismo tiempo en una consultoría”, apunta. Fue su última etapa fuera de Madrid, donde se decidió a regresar definitivamente después de conseguir empleo en una firma similar, SIC Ingenieros (Sistemas Integrales de Climatización), donde lleva ya ocho años. “Estoy acostumbrado a la pregunta sobre si juego al baloncesto con la altura que tengo”, dice, con cierta resignación.

En realidad ya apenas lo hace. Estuvo en EBA hasta el 2011, cerca de los 36, entre su Móstoles natal y la cercana Toledo. “A veces surgen ocasiones para jugar con los amigos alguna ‘pachanga’, pero me es difícil encontrar motivaciones. Sí que voy al gimnasio e intento mantenerme en forma”, cuenta.