Les Craft: Un 2,11 que se fue sin ganar

Les Craft: Un 2,11 que se fue sin ganar
Cromo en el Claret 85-86.

Javier Ortiz Pérez

Les Craft tuvo un paso fugaz por la competición española: solamente los siete primeros partidos de la temporada 1985-86, en las filas del Claret Bofill, el actual Herbalife Gran Canaria. No se puede ocultar que el conjunto canario ‘pinchó en hueso’ con él: sí, medía 2,11, lo cual le ponía en el ‘top 3’ de jugadores más altos de la liga en aquel entonces, pero se pedía más anotación de un norteamericano (por mucho que su pareja, Willie Jones, aportase bastante en ese sentido) y fue rápidamente sustituido por Tony Costner.

Craft había jugado en Kansas State y había sido incluido en el ‘draft’ de 1983 (número 66) por los Cleveland Cavaliers, aunque no llegaría a jugar en la NBA. Saltó a Italia, donde jugó en la por entonces pujante Jolly de Cantú, con la que estuvo a punto de alcanzar la final de la Copa de Europa, una competición que había ganado la campaña anterior. Allí se le pedía un trabajo estrictamente defensivo que cumplía.

Su experiencia en España ya digo que fue breve. El Claret necesitaba un ‘revulsivo’ después de perder los siete primeros partidos. “Técnica y físicamente muy flojo (…). Tosco, lento y extremadamente nulo en ataque, su aportación se limitó a algunos rebotes y tapones”, escribió sobre él Jordi Román en el serial sobre extranjeros de la Liga ACB publicado en ‘Gigantes del Basket’ unos años después. Sus números oficiales fueron 12,1 puntos, 9 rebotes y 0,9 tapones. Su carrera no fue mucho más allá que la CBA.

Después de varias intentonas, he conseguido que responda a mis preguntas. Lo hizo desde San Petersburgo, una localidad de la soleada Florida. Lo hace de forma afable, pese al ‘corte’ y a haberse vuelto a Estados Unidos sin una sola victoria en nuestro país. “Tengo muy buenos recuerdos de mi paso por España e Italia, sobre todo de mis compañeros. Hice algunos buenos amigos”, apunta. “Tengo que estar muy agradecido por aquello, por haber tenido la oportunidad de ver el mundo como lo hice. Es algo que me enseñó mucho. No lo aprecié tanto entonces como lo hago ahora. El tiempo nos da grandes lecciones, ¿verdad?”, añade.

Actualmente dirige una empresa de diseño y construcción. “Estamos más bien especializados en construir concesionarios de coches”, asegura. “La vida me va bien. Llevo casado con mi mujer, Susie, desde hace 26 años, y tenemos una hija de 21 que está en la Universidad de Florida”, añade. Su pasión actual es el golf. “Juego siempre que puedo, tanto aquí como cuando tengo que ir de viaje”, apostilla.