Norris Coleman: ‘El Sargento’

Norris Coleman: ‘El Sargento’
Subcampeón del concurso de mates de Primera B en 1991 (Foto: Gigantes).

Javier Ortiz Pérez

Norris Coleman jugó una temporada en Primera B con el Cajamadrid (90-91) y otra en ACB con el Gran Canaria (91-92). En ambos casos lo hizo realmente bien, anotando mucho desde la posición de ‘4’, aunque también podía salirse fuera. Sin embargo, a nivel colectivo sus notables actuaciones no sirvieron para que sus equipos lograsen sus objetivos: ni el conjunto de Alcalá de Henares subió (y en aquella época hacía plantillas pensando en ello) ni el de Las Palmas de Gran Canaria logró la permanencia.

Coleman (nacido en la misma ciudad que Audie Norris, Jacksonville, en Florida) es un caso bastante peculiar. Cuando acabó en ‘high school’ no fue a la universidad, sino que se enroló en el ejército, donde estuvo cinco años. Así es que cuando fichó por Kansas State en 1985 ya tenía 24. Solamente estuvo dos temporadas y pasó parte de la segunda sancionado por irregularidades en su eligibilidad. En la pista era un seguro de vida, un veterano, y promedió 20 puntos y 8 rebotes con bastante facilidad, y eso que tuvo que compartir el balón con Mitch Richmond. Por cierto que la hinchada de KS le llamaba ‘The Sarge’, “El Sargento”, por su pasado militar.

En aquella época era mucho menos habitual que ahora que un jugador dejase la universidad tan pronto, pero es que, claro, ¡se iba a hacer viejo en la NCAA! Esperaba estar más arriba en el ‘draft’ de 1987, pero se quedó en el puesto 37 por los Clippers, con los que estuvo una temporada de mucho banquillo (5,3 puntos y 2,7 rebotes en 14,9 minutos). Aquellos 29 partidos fueron los únicos que jugó en la NBA.

Tras un tiempo en la CBA y la USBL, dio el salto a Europa, primero a Francia (Antibes) y luego a Israel (Ramat Asharon). Fue en 1990 cuando fichó por el Cajamadrid. Sus exhibiciones anotadoras (por encima de los 40 puntos en varias ocasiones) no sirvieron de nada en los ‘playoffs’ y el equipo volvió a quedarse sin ascenso tras ser eliminado por el Lliria. Por cierto que también fue subcampeón en el concurso de mates del All Star de la categoría, superado por el nacional Miguel Ángel Broncano.

En la siguiente él sí jugó en la ACB, en el Gran Canaria, pero ocurrió algo parecido: grandes actuaciones individuales con 23,2 puntos (récord de 38) y 7,7 rebotes, pero derrota en el ‘playoff’ de permanencia frente al Collado Villalba (2-3). Y eso que los canarios tenían el factor campo a favor. El Centro Insular de Deportes vivió uno de sus días más tristes con aquel 68-79 (21 puntos y 17 rebotes de nuestro protagonista).

Coleman no volvió a España, aunque jugó nueve años más, hasta casi los 40, en el 2001. Lo hizo casi siempre en Israel, donde pareció sentirse muy a gusto. Especialmente brillante resultó su papel con el Hapoel de Jerusalem, siendo ‘MVP’ liguero y fichado por el Maccabi en la 94-95.

Solamente una frasecilla que he conseguido arrancarle vía Facebook: “¿España? Jugué en dos ciudades hermosas y muy occidentalizadas (sic) como Madrid e Islas Canarias (sic). La gente fue maravillosa conmigo. Desde que me retiré disfruto de la vida, pero echo muchísimo de menos jugar”.