Fernando Vidal: Pívot con casta

Fernando Vidal: Pívot con casta
Basketmar Coruña 91-92.

Javier Ortiz Pérez

Fernando Vidal nació en Alicante, jugó en la élite del baloncesto español en Málaga, en la segunda categoría en Alcalá de Henares y vive en Galicia. No se puede decir que no se haya movido por España este pívot de 2,02 que hizo su trabajo honradamente allá donde fue.

Vidal prometía bastante. Fue incluido en la selección juvenil que disputó el clásico Torneo de Mannheim de 1985 con jugadores que posteriormente tendrían éxito, como Pablo Laso, José Miguel Antúnez, Juan Carlos Barros o Román Carbajo. Compensaba su falta de centímetros con mucha brega y pelea. Llegó al Caja de Ronda muy joven y con apenas 17 años debutó en la segunda edición de la Liga ACB, la 1984-85. Solamente fue un minuto y el equipo bajó, pero él permaneció en el club y consiguió reconquistar la categoría en 1987. En la 87-88 dispondría de más oportunidades, pero ya se sabe que en aquella época no estaban muy de moda las rotaciones constantes. Totalizó 265 minutos con 85 puntos y 29 rebotes en 22 encuentros.

Más a gusto se sentía en la Primera B, a la que regresó con el Elosúa. Después, el Cajamadrid le tuvo como un interior útil en uno de sus últimos intentos de ascenso a finales de los 80, gozando de bastante tiempo en cancha. En 1991 su vida dio un rumbo definitivo con su fichaje por el Basketmar de A Coruña, de donde, exceptuando un año en el Oviedo, ya no se movería. El Concello de Portas y el Arteixo, ambos en EBA, fueron sus últimos equipos (temporadas 94-95 y 95-96). No había llegado a los 30 cuando decidió dejarlo a nivel profesional.

“Solo tengo recuerdos sensacionales, inolvidables… Los mejores. Fue una etapa de mi vida muy importante, porque no solo compites a alto nivel, sino que también adquieres una serie de valores que van asociados y que te resultan muy valiosos en la vida: sacrificio, disciplina, respeto, solidaridad, trabajo en equipo...”, afirma.

Actualmente trabaja la multinacional alemana Würth como ejecutivo de ventas. Continúa en A Coruña con su mujer “y tres estupendos hijos”. Vuelve a estar enchufado en el basket ya que el mayor de ellos, Fer, “hace sus pinitos y parece que apunta buenas maneras”. Efectivamente, el chico, que ya es junior, ha acudido a algunos campeonatos de España tanto de selecciones con Galicia como de clubs con el Basquet Coruña. También juega por dentro y está en los dos metros.