Marcos Carbonell: Un día de gloria

Marcos Carbonell: Un día de gloria
El histórico día con el Madrid (Foto: Gigantes).

Javier Ortiz Pérez

Marcos Carbonell protagonizó una de las historias más espectaculares de la liga española en los años 80: siendo junior del Real Madrid en un partido de la final contra el Barcelona, en 1986, tuvo que salir a pista en los últimos minutos en lo que era su debut… y ¡fue decisivo! Como de película americana, ¿verdad?

En esta pieza, de forma obligatoria, hay que remitirse constantemente a lo que detalló hace unos años José Luis Mateo en acb.com. No me extraña que el actual director general del Rio Natura, todavía en su época de periodista, eligiese este tema para explayarse, porque de verdad fue impactante para quienes lo vivimos, aunque fuese por televisión. Vayamos por partes.

Carbonell, vigués, no empezó a jugar al baloncesto hasta los 12 años, en el Maristas. Practicaba otros cuatro deportes hasta entonces, pero eligió la canasta gracias a su hermano Fernando y a Vicente Rodríguez ‘El Cholas’, ex seleccionador femenino y “su segundo padre”, según le contó a Mateo.

A los 14 años, tras destacar en un campeonato de España infantil y superar una prueba, ya estaba en el Real Madrid, donde conseguiría la internacionalidad juvenil. Fue en 1984 cuando sufrió un grave accidente de tráfico que le tuvo fuera de combate durante ocho meses y cuyas secuelas arrastró en la pista. “Me impidió volver a ser el mismo”, apunta.

“Creo que mi mayor virtud consistía en que siempre o casi siempre era capaz de darle la bola al mejor. No sé como lo hacía, mas me las apañaba. Es más, incluso un día me vino el padre de un compañero del equipo junior pidiéndome que le pasara más a su hijo, que ya sabía que no era de los mejores, pero que si no, apenas mejoraría”, añade.

Como junior, en el primer partido de la final 85-86 ante el Barça entró en la convocatoria de Lolo Sainz. Juan Antonio Corbalán, Alfonso del Corral y Antonio Martín eran baja por lesión. Las eliminaciones de Linton Townes (min. 27) y Josetxu Biriukov (min. 37) le dejaron como único exterior del equipo junto a Juanma Iturriaga. Faltaban tres minutos y los azulgranas iban un punto arriba. Así lo recuerda él: “Yo ya llevaba ocho minutos calentando. Estábamos tres juniors y Lolo me eligió a mí. ¿¡Marcos, sales!'. 'Que si quería hacerlo? Hombre, yo no lo dejé todo para venirme hasta Madrid a no hacer nada. Llevaba la tira de años currándomelo y aún no había debutado. Por supuesto que quería. Hay quien se pregunta cómo es posible que no hubiese disputado un solo minuto hasta entonces (…). Pues eso, que salí y me tocó emparejarme con Solozábal [1 de 7 en triples aquella tarde], al que había estudiado bien. Como sabía que ellos pensarían que me cortaría, agarré el balón y decidí no soltarlo hasta poder dárselo al mejor, es decir, Fernando Martín. Facil, 'no? Así lo hice un par de veces y ganamos el partido (83-80). Lo siguiente que recuerdo es una nube de periodistas encima de mí y al resto de compañeros riéndose por ello”.

Unos días después, el Madrid certificó la liga en el Palau, aunque Carbonell no pudo celebrarlo porque estaba liado con la Selectividad. Seguiría como junior en el Madrid, pero no volvería a jugar ningún partido con el primer equipo.

Su vida posterior en el basket no fue muy exitosa: una temporada ACB en el Breogán 88-89 (“no fue una buena experiencia, aunque guardo excelentes recuerdos de la afición y de la comida, porque la gente del club demostraba día tras día una falta de profesionalidad tremenda. Uno estaba a su bar, el otro a su inmobiliaria, mientras en el vestuario se armaban unos follones terribles, con graves faltas de disciplina y todo. Además, la espalda me hacía pasarlo cada vez peor y decidí dejarlo, al menos profesionalmente. Tenía 22 años”) y el Frigolouro Porriño (“de Segunda División, opté por jugar allí mientras terminaba mis estudios para cumplir el sueño de compartir equipo con mi hermano”).

Al menos cuando se publicó el artículo, Carbonell, licenciado en Empresariales, ejercía en Vigo como responsable del Área de Ciencia y Tecnología del Grupo P&A, una consultora de relevancia en la zona.