Devin Gray: El infarto del ‘4’ de Baltimore

Devin Gray: El infarto del ‘4’ de Baltimore
En acción

Javier Ortiz Pérez

Devin Gray falleció de un infarto al corazón en Atlanta el pasado 17 de agosto. Tenía 41 años y una larga trayectoria baloncestística, que incluyó dos equipos españoles: el Caja San Fernando en la temporada 96-97 y el Forum Valladolid de la 97-98. Su desaparición pasó algo inadvertida aquí, pero hoy le vamos a recordar someramente.

Ala-pívot pequeño (2,01) y peleón, ninguna de las dos experiencias aquí debieron resultarle muy satisfactorias: en la primera, en Sevilla, solo fueron cuatro partidos para completar la temporada, mientras que en la segunda, después de sustituir a Joe Courtney y promediar 15 puntos y 6 rebotes, estuvo rodeada de controversia. En la jornada 32 no podía jugar por una periostitis, pero no acudió a la convocatoria de su equipo para enfrentarse al Joventut, cogiendo un avión a Estados Unidos aduciendo que su abuela había fallecido (suena a tópico, ¿no?). Claro, inmediatamente su contrato fue rescindido. En total fueron 32 encuentros ACB.

Gray se fue al otro mundo con el orgullo de haber jugado en la NBA. Fueron tres partidos con los Spurs y otros tres con Sacramento Kings, justo antes de aparecer en la capital andaluza, y 21 más en los Houston Rockets 99-2000. Pero en general su carrera estuvo caracterizada por sus entradas y salidas de la CBA, curiosamente casi siempre en el mismo equipo, los Sioux Falls Skyforce, donde estuvo tres etapas. Los únicos países en los que jugó aparte de España fueron Francia y Venezuela, donde está registrada su última experiencia profesional, con los Marinos de Oriente, en el 2001.

No está claro si su temprana retirada estuvo relacionada con sus problemas cardíacos. Lo raro es que siguiese jugando al baloncesto después de sufrir un primer infarto en 1994, cuando jugaba en la Universidad de Clemson. Los médicos le dieron el visto bueno, aunque solamente disputaría siete partidos más en su año senior.

En el momento de su fallecimiento era el responsable de un club nocturno de Atlanta, ciudad la que se había mudado hacía apenas tres semanas. Aquel fatídico día jugó un partidillo por la mañana. Poco después se sintió mal con dolores en el pecho y más tarde falleció.

En el Baltimore Sun hay una larga reseña sobre su trayectoria y las circunstancias de su muerte. Había nacido en la conflictiva ciudad de ‘The Wire’ y Michael Phelps y estudiado en un instituto llamado Saint Francis. Su entrenador entonces, William Wells, señalaba sobre él: “A todo el mundo le gustaba. Era muy amable, un buen chico. En su último año, se quedó a vivir conmigo en mi casa, así es que era como un hijo para mí. Estuvo muy cercano a toda mi familia. Él era de nuestra familia. Nunca olvidó lo que hicimos por él y era muy agradecido”.