Vitaly Potapenko: ‘Tren’ que partió sin avisar

Vitaly Potapenko: ‘Tren’ que partió sin avisar
En la NBA.

Javier Ortiz Pérez

Terrible lo de Vitaly Potapenko en el Estudiantes, ¿verdad? Si ya sus números y su rendimiento no fueron precisamente para enamorar como fichaje a mitad de temporada (5,3 puntos y 2,7 rebotes en 20 minutos), más decepcionante fue todavía que de buenas a primeras cogiese la puerta y, sin decirle nada a nadie y tras seis partidos, dejase tirado al equipo. Desde luego, al ‘Estu’ no se le dan bien los ucranianos. Recuérdese el caso distinto, aunque igual de ‘fiasco’, de Gennadi Ouspeski.

Potapenko exhibía un buen currículum, aunque se acabó demostrando que venía digamos ‘de vuelta’ de todo y con los tobillos hechos cisco. Con más o menos minutos, había jugado los diez últimos años en la NBA, aunque su historial de lesiones iba minándole cada vez más. Lo que está claro es que el club madrileño fue la última estación de este ‘5’ muy fuerte de 2,08 apodado ‘The Ukraine Train’.

Desde luego, y tras dos años en Wright State estudiando Sociología, los Cleveland Cavaliers habían apostado fuerte por él escogiéndole en la duodécima posición del ‘draft’ de 1996. Las tres siguientes elecciones fueron Kobe Bryant, Peja Stojakovic y Steve Nash, ahí es nada.

Sus tres temporadas en la franquicia de Ohio y la primera en los Boston Celtics fueron las mejores, rodando los 10 puntos y 6 rebotes. A partir de ahí no volvería a aportar tanto, yendo de un lado a otro (Seattle, Sacramento) con problemas físicos, aunque sin terminar de salir de la NBA hasta el 2007. En total fueron 610 partidos (que no está mal, ojo) con 6,5 puntos y 4,5 rebotes en 19 minutos.

La campaña 2007-08 la empezó sin equipo, recuperándose de su última dolencia. A finales de diciembre se incorporó al MMT Estudiantes, debutando en la jornada 13 contra Fuenlabrada. Su segundo encuentro fue seguramente el mejor (9 puntos y 4 rebotes ante Granada). A partir de entonces sus números en casi todos los aspectos fueron descendentes. Su último partido como profesional no pasó a los anales de la historia, no (2 puntos y 1 rebote en 10 minutos contra el Menorca). Pensó que era mejor pirarse, aunque no hubiese estado mal avisar para llegar a algún acuerdo. Habría que ver la cara de Velimir Perasovic, que por entonces entraba al conjunto colegial, cuando se enteró, aunque quizás se le quitó un peso de encima, también hay que decirlo.

Potapenko no fue a Ucrania, sino a Estados Unidos, donde está moviendo bastante bien en su intención de ser entrenador. Ha sido asistente en equipos de la liga de desarrollo (Fort Wayne Mad Ants, Dakota Wizards y Santa Cruz Warriors), asomándose a la mismísima NBA otra vez con el mismo puesto en los Indiana Pacers y el que ocupa actualmente como entrenador de desarrollo de jugadores en los Cleveland Cavaliers, donde parece que dejó buen recuerdo.