Jarod Stevenson: ¿El único asiático?

Jarod Stevenson: ¿El único asiático?
Con la selección coreana (Foto: FIBA).

Javier Ortiz Pérez

La pregunta puede conllevar su debate, pero… ¿es Jarod Stevenson el único asiático en jugar en la historia de la Liga Endesa? La respuesta tiene sus matices, pero es bastante posible que sí. Veamos qué indagamos sobre este alero de 2,00 que compitió en la temporada 2007-08 con el Akasvayu Girona.

Stevenson nació en Seúl, de padre norteamericano y madre surcoreana. Punto a favor. Pero después creció y vivió la mayor parte de su vida en Estados Unidos, donde se hizo un buen jugador de baloncesto. Punto en contra. Ya bien entrado en la treintena regresó a Corea, donde empezó a jugar como extranjero… y acabó adquiriendo la nacionalidad. Punto a favor.

Solo hay que ver sus rasgos asiáticos para saber que no hubo trampa ni cartón en su nacionalización, aunque también tenga la piel negra. Al parecer en Corea del Sur son bastante exigentes con el tema de papeles. Solamente aceptaron darle el pasaporte cuando atestiguó una vinculación más allá de lo deportivo. Incluso habla el idioma. “Mi madre estará muy contenta”, dijo en el acto en el que recibió la documentación. Su nuevo nombre oficial es Moon Tae-Jong. Lo curioso es que tiene otro hermano con una historia absolutamente idéntica, Greg Stevenson (ahora Moon Tae-Young), que también juega en el país.

Una aproximación a Jarod en la pista nos habla de un exterior formado en la Universidad de Richmond que después se hizo un fijo en las canchas europeas: Francia (MVP de la Copa de 1999 con el Cholet), Israel, Italia, Rusia, Polonia, Turquía, Grecia, Serbia… Su paso por Girona se redujo a los trece primeros partidos de la 2007-08, en los que no convenció (6 puntos y 3 rebotes en 17 minutos) y fue cortado.

“Creemos que Stevenson, por sus características y experiencia, aporta equilibrio a nuestra plantilla. Realmente estamos satisfechos de haber encontrado un jugador como él disponible y ilusionado por venir a Girona". Fue lo que dijo sobre él Antonio Maceiras, director general del club, cuando se conoció su fichaje. “Estoy muy contento de haber firmado con este equipo, la liga ACB dicen que es la mejor de Europa. Las negociaciones han sido rápidas, he hecho una buena elección”, indicó el jugador por su parte. Pero ya había superado los 32 años y eso pudo pesarle.

Apenas dos temporadas después encontró el modo perfecto de relanzar su carrera con su fichaje por los Incheon Land Elephants, que le escogieron en un ‘draft étnico’ especialmente organizado para ello. Allí permaneció del 2010-13 y actualmente está en los Changwon LG Sakers. En diciembre cumplirá 40. Se ha convertido en un ídolo para el siempre correcto público de la zona. En España pudimos verle en la reciente Copa del Mundo con su selección, que no ganó ningún partido, pero después pudo redimirse llevándose el oro en la final de los Juegos de Asia ante Irán.

¿Qué otros jugadores podrían disputarle el título de único asiático en España, dejando lógicamente al margen a los nacidos en Israel, que está adherida a Europa? Solamente Rony Seikaly, que vino al mundo en Líbano pero que poco ha pisado por allí, y Valery Tikonenko, de Uzbekistán, pero no creo que se le perciba muy asiático por todo el tiempo que jugó con la URSS y posteriormente Rusia.