Nacho Estany: Héroe en Ourense

Nacho Estany: Héroe en Ourense
Ourense 89-90, único año en ACB.

Javier Ortiz Pérez

Nacho Estany ejerció como base reserva de Nacho Suárez en la primera temporada del Ourense en la máxima categoría, la 89-90. El gran protagonismo de su ‘rival’ en el puesto le impidió probablemente lucir más de los 11 minutos por encuentro que disputó (2,2 puntos). Fue la única campaña en ACB de un jugador muy útil sobre todo en Primera B, donde suplía con rapidez y descaro su escasa estatura (de 1,74 a 1,78, según donde se consulte).

Estany nació en Barcelona y afirma haber disfrutado mucho en su etapa de formación en dos centros de La Salle, el de Manresa y el de la propia capital. Pertenecía al junior del La Salle que hizo historia subiendo a la Liga Nacional a principios de los 80 con jugadores criados únicamente en el colegio.

A Ourense, donde permanecería tres años (desde 1987 a 1990) llegó procedente del Menfis Manresa, un equipo de Segunda División. “El denominador común en todos esos sitios y lo que más recuerdo fue el grado de amistad y compromiso en todos ellos. El compartir muchas horas de entreno, viajes y vestuario te permite crecer como persona y recibir muchas enseñanzas de vida que luego ayudan a desarrollarte en tu vida personal y profesional”, afirma.

Ascender en el ‘playoff’ ante el Cajamadrid en la campaña 88-89 le abrió por fin las puertas de la ACB. Tenía 25 años. “Fue el premio a una brillante temporada y en la que el club mantuvo prácticamente el mismo equipo del ascenso. A nivel colectivo fue un año regular, pero en el que logramos mantenernos, que era el mínimo objetivo marcado”, indica. Sin embargo, personalmente acusó el escaso protagonismo del que dispuso: “A nivel individual fue un año del que no tengo grato recuerdo al disponer de muy pocos minutos en el equipo”.

Estaba acostumbrado al doble. En la temporada del ascenso, según esta página que lo conmemora, jugó 38 partidos y un total de 837 minutos (22 de media), con 5,4 puntos.

Según se define a sí mismo era “un jugador rápido, con buen dominio de balón, buen director de juego. Creo que aportaba ritmo y buena intensidad defensiva al equipo”. Después de su salida de Ourense continuó jugando entre Primera y Segunda División, en la zona de Cataluña. Empezaba a preparar su futuro laboral lejos de las canchas, aunque no ha perdido de vista el baloncesto colaborando en el mundo de las categorías inferiores.

Actualmente trabaja en WL Gore y Asociados, una multinacional americana, líder en su sector. “Estoy como responsable de una Unidad de Negocio en una de las cuatro divisiones de la compañía, la de Productos Médicos, para España y Portugal”, cuenta.