Reggie Fox: Exterior con alma de ‘coach’

Reggie Fox: Exterior con alma de ‘coach’
Festejando la Copa del 98 con Radunovic y Zubizarreta.

Javier Ortiz Pérez

No espectacular pero sí buena la impronta que dejó Reggie Fox en España. Era un jugador bastante útil, más escolta que base, aunque podía jugar en ambas posiciones, y que se adaptaba a trabajos distintos: o bien podía ser un ‘microondas’ ofensivo o bien concentrarse en defensa. Tenía además una buena inteligencia baloncestística que en los últimos años ha trasladado a los banquillos.

De sus tres equipos aquí, en dos consiguió éxitos colectivos, lo cual no es desde luego un mal balance. Lo que más se puede recordar a primera vista es la Copa del Rey de 1998 con el Pamesa Valencia, aunque hay un matiz: se lesionó de cierta gravedad en los primeros minutos de la semifinal contra el Forum Valladolid y no pudo disputar el encuentro decisivo contra el Festina Joventut. El día anterior, en cuartos ante el Tau, estuvo en pista 36 minutos (9 puntos). Estuvo dos meses de baja.

Causó cierta sorpresa que no renovase en La Fonteta, marchándose al Gran Canaria. Sus números fueron similares, en torno a los 11 puntos por partido, pero el equipo no lució excesivamente, sin conseguir acercarse a los ‘playoffs’. Él no hizo olvidar a John Morton, un exterior de características diferentes, quizás más vistoso y con más capacidad para generarse sus propias canastas.

Y es que el otro ‘momentazo grande’de la trayectoria de Fox en España se reserva para los hinchas del Lucentum Alicante, al que ayudó decisivamente a subir a la ACB en el 2000 promediando 19 puntos por encuentro. Es fácil que tuviese más balones que jugarse, aunque el año siguiente su regreso a la máxima categoría no fue tan feliz y el equipo bajó (15,3 de promedio). Él no tuvo una buena relación con el club y en alguna ocasión se negó a entrenarse por retrasos en el pago.

Posteriormente, tras un par de pequeñas etapas en Italia, escribió su último capítulo en las pistas en Argentina, en Boca Juniors, que se vio interrumpido bruscamente porque dio positivo por un producto que tomaba por razones médicas. Su sanción de tres meses le costó ser cortado. Tenía ya casi 36 años.

Empezó entonces una carrera de entrenador caracterizada por su presencia en ligas menores como la CBA (en la que había jugado antes de llegar a Valencia y ganado el título de 1996) y la WBA. En esta última fue elegido ‘coach of the year’ en una ocasión. Tampoco tuvo inconveniente en cruzar la frontera y dirigir en México. Al tiempo, ha organizado distintos campus y ha impulsado actividades benéficas.

Una última sobre Fox: nació en Chicago y estudió ‘marketing’ y ciencias empresariales en Wyoming, pero donde creció fue en Baldwin (Michigan). Se hizo buen amigo de ‘Magic’ Johnson, que le incluyó varias veces en el equipo de exhibición con el que daba giras alrededor del mundo. Las dos familias tienen todavía mucha relación. Vive en Atlanta.