Jerod Ward: Espectacular (mejor el primer año)

Jerod Ward: Espectacular (mejor el primer año)
Ganador del concurso de mates del 2003.

Javier Ortiz Pérez

Es decir “Jerod Ward” y se nos viene a la cabeza la palabra ‘espectáculo’, ¿verdad? Era uno de esos ‘jugones’ que emocionan a la grada. Primero lo hizo en Granada, en dos etapas distintas en ACB, y luego en Alcázar, primero en Plata, consiguiendo el ascenso, y luego en Oro.

No hace falta decir que brilló sobre todo por su juego ofensivo, con un gran primer paso que le abría muchos caminos hacia la canasta y después con un lanzamiento que, si bien no era muy regular, sí podía hacer mucho daño si entraba en racha.

A Granada llegó en el 2001 siendo un auténtico desconocido. Había recorrido todas las ligas secundarias de su país (CBA, IBL, ABA), pero donde encontró la felicidad fue en el Palacio de los Deportes. 19,3 puntos y una temporada muy buena en lo deportivo.

En la siguiente nada fue tan bien. Estuvo cerca de pasar la prueba con los Toronto Raptors, pero acabó en la Cibona, donde no llegó a convencer. Tanto fue así que a mitad de curso volvió a reengancharse a un Granada que buscaba un ‘revulsivo’ en la lucha por una permanencia que no obtendría. Al menos el consuelo para Ward fue ganar el concurso de mates de la liga en Alicante. Sus promedios (15,1 puntos) y porcentajes de acierto cayeron y ni siquiera concluyó la campaña, llegando a un acuerdo para su desvinculación.

Después hizo una ‘gira’ por competiciones de poco prestigio y mucho dinero: Líbano, Arabia Saudí, China y Japón. Pero le tiraba España y aceptó el desafío de subir con el Alcázar en el 2010. Lo consiguió. Y de nuevo la segunda temporada fue mala: ya en Oro, el equipo tuvo múltiples problemas económicos y su aportación no fue tan buena como el año anterior. Y de nuevo el descenso. En ese 2011, con 35 años, se retiró.

Ha estado muy amable a la hora de responder mis preguntas. La primera es qué está haciendo, y resulta que le hemos tenido relativamente “cerca”: “mantengo mi pasión por el baloncesto entrenando. La temporada pasada estuve en la WCBA (la liga china femenina) en el cuerpo técnico del campeón, el Shanxi Xing Rue Flames, con Lucas Mondelo y César Rupérez”. Además, es comentarista televisivo y podéis leer el completo perfil en Linkedin que tiene creado. Y, pese a todo, le da tiempo de cuidar de su mujer, Patricia, y su perro, TJ.

¿Qué recuerda de su paso por España? “Sobre todo, que es un país hermoso. Me imbuí en la cultura y en la gente. Todo el mundo me recibía bien y esa hospitalidad hizo de aquello una gran experiencia. El nivel de competición era alto y disfruté compitiendo y representando a Granada y a Alcázar de San Juan con el máximo profesionalismo”.

Y… ¿cómo se veía como jugador? “Siempre he pensado de mí mismo que era un tipo disciplinado y centrado. Aprendí pronto la importancia de tener una gran ética de trabajo. Eso fue lo que me ayudó a conseguir objetivos individuales y colectivos con mis equipos”, responde.