Tim Burroughs: Contundente sustituto

Tim Burroughs: Contundente sustituto
Amway Zaragoza 95-96 (Foto: Gigantes).

Javier Ortiz Pérez

El paso por España de Tim Burroughs en tres equipos distintos tuvo un denominador común: siempre fue sustituyendo a otro norteamericano, cumpliendo con la misión encomendada porque él sí concluyó la temporada. Se trataba de un jugador contundente, muy físico. Quizás no muy alto para jugar por dentro (2,03), pero sí fuerte y sin miedo alguno al choque.

Pese a que le costó asentarse en su época universitaria, sus actuaciones en Jacksonville le valieron para entrar en el puesto 51 del ‘draft’ de 1992 por los Minnesota Timberwolves. No logró quedarse en la plantilla, emprendiendo la aventura europea en Lugo. El Breogán ‘se cargó’ a Ken Orange en la jornada tres y Burroughs estaba disponible, así que hacia allá fue (14,7 puntos y 9,5 rebotes).

Hubo un paréntesis de tres años en los que estuvo en Grecia, Italia y Turquía adquiriendo el mismo papel: el del ‘jugador-bombero’ que aparece para apagar un fuego y adaptarse rápidamente a un equipo que ha decidido hacer un cambio de americano. En el Efes Pilsen lo hizo por Larry Richard (y ganó Liga y Copa); en el AEK Atenas, por el mítico Rolando Blackman; en el Panapesca Montecatín, por Kannard Johnson.

Claro, a la ACB tenía que volver igual. A finales de 1995, Rickie Winslow estaba a disgusto en el Amway Zaragoza y pidió marcharse. Burroughs no era desde luego el mismo tipo de jugador, pero allí entró. Acababa de probar la medicina de ser él el sustituido en el Tuborg Izmir turco. Alfred Julbe quería darle más solidez a su plantilla y recurrió a nuestro hombre, que firmó aquella temporada maña (la última del club en la élite, por cierto) con 12 puntos y 8,4 rebotes. Otra vez un seguro de vida.

La siguiente campaña, la 96-97, sucedería prácticamente lo mismo. La empezó en Montecatini, pero su puesto fue ocupado por Antonio Harvey en enero. El Fuenlabrada, desesperado en la búsqueda de un revulsivo en la lucha por la permanencia, le fichó en marzo para cinco partidos de liga regular y tres del ‘playout’. Esta vez el final no fue feliz a nivel colectivo y el equipo bajó con 10,2 puntos y 8,8 rebotes del norteamericano, que tendría dos años más de baloncesto entre Macedonia, Alemania y la CBA.

Es uno de estos ex jugadores a los que cuesta mucho sacarles algunas palabras, aunque sí ha estado muy interesado en conseguir fotos antiguas suyas. “Spain is the best” y “I work with children” es lo máximo que me ha contado sobre sus recuerdos y su vida actual. Según su perfil de Facebook, vive en Atlanta y ha trabajado en Genesis Pure Corp., una empresa de medicinas alternativas.