Sergi Salesa: Basket como forma de vida

Sergi Salesa: Basket como forma de vida
Con el Festina Andorra 95-96.

Javier Ortiz Pérez

Hoy le toca el turno a Sergi Salesa, que disputó 29 segundos con el Festina Andorra en la temporada 95-96. Aunque resulta algo meramente simbólico, es fácil imaginar la ilusión que le hizo solamente leyendo el relato que hace de su carrera en el baloncesto, un deporte al que permanece muy unido. Allá va.

“Mi historia se puede definir con el tópico de que el baloncesto es una forma de vida. Barcelona, Mollet, Andorra, Lleida, Lorca, Murcia y desde hace unas semanas Gran Canaria. Tras iniciarme en el baloncesto en la "Escola Sant Gervasi", el verano del 90, mi familia se afinca en Andorra donde paso a formar parte de la cantera del Festina Andorra, llegando a debutar con el equipo ACB el 22 de maro de 1996 ante el Gran Canaria.

Aquella posiblemente sea la temporada más agridulce de mi carrera, la más espectacular a nivel de vivencias personales, pero la peor a nivel colectivo. Vivir como jugador de la plantilla como el club de tu corazón pierde la máxima categoría en el fatídico ‘playout’ ante el Huesca fue un mazazo. Por el contrario, convivir con los hermanos Llorente, ‘Matraco’ Margall, Quique Villalobos, Paco Zapata, Oscar Cervantes, Berni Tamames, Sergi López, Joaquin Arcega… históricos del baloncesto nacional o con americanos como Ray Smith, Jerrod Mustaf (con espantada incluida), Dan Godfread, Piculin Ortiz, Conner Henry, Chris McNealy o Dyron Nix (q. e. p. d.) queda para toda la vida. Algunos recuerdos divertidos son que los americanos querían jugar en mi quinteto en entrenamientos porque siempre sabían que mi primera opción era buscarles en ataque y también recuerdo cómo se quejaban los hermanos Llorente porque les “pegaba” mucho defendiéndoles, jajaj. Imagino que mis características se acercaban a la del típico base director que además era fuerte en defensa.

Tras la desaparición del equipo profesional e iniciar los estudios de INEFC en Lleida me uno al club de la Terra Ferma. Tres temporadas en por aquel entonces la tercera categoría nacional (Liga EBA) y convivir con algún que otro histórico como Román Montáñez o Pere Romero, actualmente director deportivo en Manresa. El mejor recuerdo un partido ante CB Valls, donde tuve el MVP de la Jornada para ‘Gigantes del Basket’ (por supuesto aún guardo la revista). Por el contrario, el mal sabor de boca viene en el ‘playoff’ de ascenso ante el histórico Ferrol de los Aldrey, Aller y compañía. Después de tener un 2-0 e ir a Ferrol con toda la ilusión de un equipo joven por conseguir el ascenso, nos igualaron la eliminatoria y perdimos el decisivo quinto partido en Lleida.

De ahí vuelta a Andorra, con la licenciatura de Educación Física y la idea de ayudar a mi club a volver de nuevo a categorías nacionales, además de seguir sumando con la selección nacional andorrana experiencias en Europeos C. Me retiré en el 2006 en el Europeo C disputado Albania con el mejor porcentaje de triples del torneo y una medalla de bronce. Posiblemente las cinco medallas FIBA son el mejor recuerdo ya que mi rol como jugador siempre era importante para la Federación Andorrana.

Los últimos coletazos en la pista me llevan a Murcia. Fueron mis dos últimas temporadas como jugador en Liga EBA, aunque lo más importante de esta experiencia en Lorca fue conocer a la persona que cambió mi vida y que actualmente es mi pareja. Te quiero mucho, Eva. Sobre todo por entender esta forma de vida y convivir con las dificultades que implica esta profesión de jugador o entrenador en la actualidad. Largas temporadas viviendo lejos de casa.

Una vez retirado en el 2008 me afinco en Lorca. Al INEFC le sumo el CES 2007 y un MBA sport management 2014, pero lo que tengo claro es poder dedicarme profesionalmente como entrenador. Lo sé, una locura. Durante seis temporadas trabajo de director deportivo, entrenador y llevando la gestión del club de la ciudad gracias al empeño y esfuerzo de Juan Carlos Campos y Julián Navarrete. Después paso a colaborar con la Federación de Murcia gracias a la oportunidad que me brinda Felipe Coello y participo en algún Campeonato de España de clubs y selecciones autonómicas.

Desde hace unas semanas y gracias a Rob Orellana me uno al proyecto de la CBA en Gran Canaria. Sin duda, la mejor academia de baloncesto en Europa. Un lujo, de momento por un año, poder trabajar profesionalmente como entrenador desarrollando ‘prospects’ de todo el mundo. Este 2014-2015 soy entrenador del equipo U18 y entrenador ayudante para el desarrollo de jugadores del conjunto que está en la Adecco Plata, donde, casualidades de la vida, está como jugador Berni Hernández, el base titular del Gran Canaria en mi partido ACB”.