David Butler: Campeón NCAA, campeón EBA

David Butler: Campeón NCAA, campeón EBA
Con la UNLV, campeón NCAA en 1990.

Javier Ortiz Pérez

Dos experiencias para David Butler en España, ambas en la temporada 94-95. La primera, en ACB con el Somontano Huesca, cuando fue cortado después de 14 partidos. La segunda, poco después: encontró acomodo en el Gran Canaria, que por entonces militaba en la Liga EBA cuando esta era la segunda categoría. Y ahí sí salió todo bien: el actual Herbalife Gran Canaria logró el ascenso a la élite del basket nacional en una fase final de Gijón en la que Butler hizo muy bien su trabajo.

Nacido en Washington DC y con el título de la NCAA con la Nevada-Las Vegas del polémico Jerry Tarkanian como momento cumbre en su carrera (fue titular), era un pívot bastante contundente. No un gran anotador, pero sí sólido bajo los tableros. En Huesca promedió 10,4 puntos y 7,1 rebotes y quizás se le demandaba algo más, siendo sustituido por Wayne Tinkle justo después del que probablemente fue su mejor partido (15+10 ante el Barcelona). En Las Palmas de Gran Canaria repartía el protagonismo con otros interiores con buen historial como Tony Espinosa y Pepón Artiles.

El ascenso se jugaba entonces en una ‘final a ocho’ con sede única. El Gran Canaria empezó ganando al Lliria en cuartos de final (76-69) con 26 puntos de Butler; en semifinales, donde realmente se jugaba el ascenso, no brilló tanto ante el Llobregat (7), pero el equipo ganó con comodidad en la segunda parte (85-68 tras el 36-41 del descanso). En la ‘intrascendente’ final, 10 puntos y victoria ante el anfitrión, el Gijón (86-84).

Pese al prestigio adquirido en la NCAA (y sus 15,6 puntos en sus dos años en UNLV) no llegó a entrar en el ‘draft’, por lo que su carrera transcurrió, además de en España, en países como Italia, Turquía, Grecia, Chipre y Puerto Rico. “Ha sido uno de los mejores jugadores a los que he entrenado. Duro como un demonio. Los entrenadores le adorábamos”, comenta sobre él Tarkanian.

Ha costado un poquitín que se decida, pero algo nos cuenta Butler de sus recuerdos y su vida actual. “Del tiempo en Huesca, mi mejor recuerdo fue jugar contra Sabonis”, apunta ahora, dedicándole más espacio, como es lógico, al éxito logrado vestido de amarillo. “Disfruté mucho en las Islas Canarias ganando el campeonato”, resume. “La gente conmigo fue muy amable. ¡Me gustaría volver algún día si alguien me consigue una entrada!”, añade entre risas. “Ahora en serio, estaría bien volver para entrenar a algún equipo o para trabajar con los hombres altos”.

Según cuenta, es precisamente entrenar a los que más se ha dedicado en los últimos años, a distintos niveles, en la capital de Estados Unidos. Muchas veces se ha dedicado a chicos problemáticos de la zona, o bien en ‘high school’ o bien para prepararles para la universidad. Según asegura, está en buena forma, pese a que tiene ya 47 años. “Me encuentro bien y probablemente si volviese a una liga europea, todavía podría hacerlo bien”, llega a decir. ¿En serio o en broma?