Chris Anstey: El ‘tenista’ australiano

Chris Anstey: El ‘tenista’ australiano
En el Unics Kazan.

Javier Ortiz Pérez

Chris Anstey pasó por España hace relativamente poco (aunque el tiempo vuela, claro). Fue finalizando la temporada 2005-06 y solo durante diez encuentros, sustituyendo a AJ Bramlett. Quizás se esperaba algo más de uno de los rostros más reconocibles del baloncesto australiano durante una época, un 2,13 con buenas cualidades que llegó a asomarse a la NBA.

Anstey empezó muy tarde a jugar, con 17 años. Anteriormente había sido una gran promesa en el tenis ‘aussie’, y solía hacer pareja de dobles con Mark Philippoussis, aquel gigante de saque potentísmo. Pero las cualidades de nuestro hombre le acabaron encaminando a la canasta y pronto se convirtió en un jugador puntero, tanto en sus clubs como en la selección.

Tanto es así que solo tres años después de su ‘transformación’, en 1997, fue elegido en la primera ronda del ‘draft’ (número 18) por Portland Trail Blazers, que traspasaron sus derechos a Dallas Mavericks. Fue aquel un gran verano para él: se proclamó campeón del mundo sub-22 con Australia en su Melbourne natal y fue nombrado jugador más valioso del torneo. Sin embargo, dos temporadas en Texas y una en Chicago Bulls no dieron para que el chico se asentase (155 partidos con 5,2 puntos y 3,4 rebotes).

Regresó a su país, pero por poco tiempo, ya que le esperaban los dólares (y el hielo) rusos en el Unics Kazan (con el que ganó una EuroChallenge) y el Ural Great. Fueron tres años de bastante brillo, con los equipos jugando para él. En la 2005-06 volvió a Australia, pero fue un hueco en su contrato le permitió la aventura de Sevilla. Sus 6,9 puntos y 4,6 rebotes en 18 minutos fueron correctos, pero a nivel colectivo el equipo se quedó fuera de los ‘playoffs’.

Unos años antes hay una historia llamativa: en el 2003 se llegó a dar por completamente hecho su fichaje por el Caprabo Lleida. Sin embargo, se echó atrás a última hora cuando el acuerdo era absoluto. En la prensa Australia se había quejado del clima ruso y había asegurado que su entonces mujer, la nadadora olímpica Linley Frame, podría entrenar mejor en España y estarían más tiempo juntos. Pero aquello no se consumó, seguramente porque el Unics Kazan le echó fuego a su cuenta corriente.

La de Andalucía sería su última experiencia europea, ya que su vuelta a los Melbourne Tigers fue ya inamovible y, dicho sea de paso, bastante estelar. Lideró la NBL en tapones en cuatro años consecutivos y en rebotes, en dos, siendo nombrado MVP en 2006 y 2008. Se retiró en el 2010. Curiosamente, si fulgurante fue su ascensión como jugador, no lo ha sido menos la que ha vivido como entrenador, ya que dirigió al equipo de Melbourne desde el 2012 hasta hace unos meses, cuando dimitió de su cargo tras perder el primer partido de la presente temporada.

No fue la única renuncia que protagonizó en el 2014, ya que también dejó su puesto en TLC Group, una empresa que fundó en el 2010 que organiza eventos y asesora en distintas cuestiones relacionadas fundamentalmente con el deporte.