Silvano Bustos: 210 centímetros de esperanza

Silvano Bustos: 210 centímetros de esperanza
Con Antonio Martín en un partido en el Forum Valladolid (Foto: Basket16).

Javier Ortiz Pérez

Se confió, y mucho, en Silvano Bustos para ocupar el puesto de Fernando Romay como ‘5’ intimidador del baloncesto español a finales de los 80 y principios de los 90, en esa especie de ‘concurso de méritos’ en el que también participaron jugadores como Santi Aldama o el malogrado Ángel Almeida.

Bustos medía 2,10, una estatura entonces no tan habitual como ahora entre los pívots nacionales, y era un especialista en el juego defensivo que no terminó de encontrar su papel en ataque. Generó muchísimas esperanzas cuando surgió en la cantera del Forum Valladolid, debutando con apenas 20 años en la máxima categoría.

Aunque hijo de españoles, había nacido en Durmensheim, una localidad alemana fronteriza con Suiza. Progresando poco a poco, con gente como Arvydas Sabonis con la que foguearse en los entrenamientos, su gran momento llegó en 1991, cuando fue convocado por Antonio Díaz-Miguel para el Eurobasket de Roma. En la capital italiana jugó muy poquito, pero pudo recopilar la medalla de bronce que consiguió la selección. Fue el primer podio desde los Juegos Olímpicos de Los Angeles-84.

En 1992, un Elosúa León muy emergente a nivel económico echó el resto por él y por Xavi Crespo, intentando dar un paso adelante clasificatorio. Pero al año de aquello, y con un gran contrato de por medio, el club decidió rescindirlo porque el patrocinador se había marchado. Simplemente no podían pagar y se presentó un ‘expediente de crisis’, algo así como un ERE. Eso levantó una enorme polvareda porque nunca se había intentado y dejó en una situación complicada a Bustos, que tuvo que volver a Valladolid.

A esas alturas los problemas físicos empezaban a ser una constante en su trabajo diario. Sufría una lesión degenerativa en la rodilla derecha que le torturaba. Solo duraría dos años más en el baloncesto: el del Forum, otro en Murcia y tres partidos en Andorra en la 95-96, adonde había llegado tras romper su contrato con el Huelva, con el que había hecho la pretemporada. Cuando todavía no había cumplido la treintena su vida deportiva se había acabado.

Sus números ACB son altos en cuanto a encuentros jugados (224 repartidos en diez temporadas), pero no tanto en minutos (13 de media) y desde luego no en puntos (2,5) y rebotes (2,9). A eso habría que sumarle sus 16 internacionalidades (tantas como puntos). Romay tendría que seguir esperando heredero, que llegaría poco después en la figura de Roberto Dueñas.

Actualmente continúa viviendo en Valladolid, donde regenta un restaurante-franquicia italiano, La Tagliatella. También se le ha podido ver en algún acto público del club pucelano. Desafortunadamente, no ha respondido a mis mensajes para concertar una entrevista. Y eso que, por lo que se intuye, su época en el baloncesto la sigue teniendo muy presente: en su foto de perfil de Whatsapp aparece con la camiseta morada del Forum.