Michael Polite: Recurso desde Algeciras

Michael Polite: Recurso desde Algeciras
Polite, jugando en Suiza.

Javier Ortiz Pérez

Michael Polite echó una mano al Caja San Fernando durante dos encuentros en la temporada 95-96. El club sevillano tenía entonces como equipo vinculado en Liga EBA al Udea Algeciras, que es donde pasó la campaña este ‘3-4’ de 2,01.

Polite fue reclamado por el primer equipo cuando parecía que Richard Scott iba a ser sancionado por una pelea con Ken Bannister. Al final, no fue así, pero sí tuvo oportunidad de jugar en aquella jornada, la 21, porque Mike Anderson tuvo una pequeña lesión. Su actuación ante el Ourense estuvo bastante bien (19 puntos y 8 rebotes).

El hombre regresó a Algeciras, pero Scott sufrió un esguince de tobillo y volvió a Sevilla, donde disputó la jornada 35 con números de 11+7 frente a Murcia. Pareció por un momento que incluso podría disputar los ‘playoffs’ con el equipo, pero Scott se recuperó más rápido de lo esperado.

Por cierto que Scott tampoco había empezado la temporada, sino que se había recurrido a él, siendo el americano del filial del Caja, también en EBA, tras la lesión de Marvin Alexander. Luego ya sabemos que edificó una gran carrera en España.

“No tengo más que recuerdos positivos del año que pasé en España. Tuve la oportunidad de jugar en una de las mejores ligas de Europa y hasta de aprender un poco de español. El presidente y el equipo entero de Algeciras fueron como mi familia. Fue uno de los mejores años de mi vida”, comenta ahora Polite.

Es curioso lo suyo: excepto un año en Francia y el de España, pasó toda su carrera en Suiza, un país en el que incluso consiguió el pasaporte y parece que fue bastante popular, a pesar de que el baloncesto no es un deporte excesivamente popular. “Creo que fui un jugador inteligente y competitivo al que le gustaba ganar sobre todo”, señala, satisfecho de cómo le fue en aquellos dos partidos ACB. “La afición era fantástica y jugar para el gran Aleksandar Petrovic fue un placer”, añade.

Sobre el presente, parece irle bastante bien. “He vuelto a Estados Unidos y soy padre de tres chicos y una chica. Sigo mucho la carrera de mi hijo en ‘high school’. Soy administrador de un centro educativo y llevo mi propia empresa de entrenamiento personal”, apunta.

Podéis leer algo más sobre él en esta  estupenda ‘Wikipedia’ sobre la historia del Baloncesto Sevilla.