Alberto Moncholí: Premio del Lucentum

Alberto Moncholí: Premio del Lucentum
Foto oficial en acb.com

Javier Ortiz Pérez

El Lucentum Alicante fue durante una época un equipo muy sensible a la hora de hacer debutar a los jóvenes de su cantera como premio a su trabajo diario. Aquí ya hemos traído varios casos y hoy le toca el turno a Alberto Moncholí, al que le dieron bola cuatro minutos frente al Granada en la temporada 2002-03.

Han pasado más de once años desde aquello y el chico, que ya no lo es tanto, sigue jugando en esas categorías más anónimas del basket nacional, como la EBA y la Primera. Sigue recordando aquellos días con mucha felicidad.

“Guardo muy buenos recuerdos de aquella época, el entrenar y convivir día a día con las personas a las que has admirado toda tu vida es un sueño, pero sobre todo me quedo con las amistades que hice y que aún conservo”, comenta.

Se trata de un ‘3’ de 1,96 que, en las competiciones en las que todavía se mueve, puede sacar bastante partido en el poste bajo, “aunque lo que mejor se me da es tirar desde fuera”, apunta.

Y… ¿cómo recuerda aquel estreno frente al Granada? “Como si fuera ayer. Cuando salió Fran Cano, otro junior, Héctor García me dijo que el siguiente era yo y me entraron unos nervios increíbles. Pero una vez en la pista ni te das cuenta de la gente de fuera. Te concentras en hacerlo lo mejor posible y solo ves a los otros nueve que están jugando. Una vez acabó el partido, la sensación fue la de un sueño cumplido”.

Estaba claro que su nivel no era el de ACB o algo por debajo, por lo que priorizó los estudios y no fue desde luego una mala decisión. Se sacó la carrera de Ingeniería Industrial y la ejerce profesionalmente, “compaginándola siempre con el basket en equipos de la provincia de Alicante que estén a una distancia que me permita residir en la capital”.

Aparte de en el filial del Lucentum, ha pasado por L’Alcora, Villajoyosa y San Vicente, entre otros. “Pienso seguir mientras el cuerpo aguante y haya alguien dispuesto a ficharme”, apostilla.