Joaquín Herencia: Pasarle bolas a Drazen

Joaquín Herencia: Pasarle bolas a Drazen
Con el Caja San Fernando.

Javier Ortiz Pérez

Joaquín Herencia acude hoy a nuestro rincón de ex jugadores de la actualmente denominada Liga Endesa para narrarnos desde su propia óptica su trayectoria en el baloncesto. En la temporada 94-95 disputó 37 segundos con el Caja San Fernando ante el Andorra pero lo que recuerda con más pasión es haber estado en la dinámica del primer equipo del Real Madrid.

“Comencé a jugar en el Colegio Beato Juan Grande, de Carmona, igual que Andrés y Paco Jiménez. Confieso que mi pasión siempre ha sido el fútbol, pero estar en un colegio con tradición de basket, el ‘boom’ de la época y mi entorno, me animaron a ver el baloncesto de una forma más seria y profesional. Después de la temporada escolar, empezaron a convocarme para las selecciones sevillana y andaluza que las dirigía José Luis Sáez por aquel entonces.

También en ese momento me llegan las primeras ofertas de clubes, pero cuando recibo la llamada del Real Madrid, por medio de Clifford Luyk, no lo dudo y me voy para allá. Paso por todas las categorías inferiores hasta llegar al primer equipo siendo junior, sin debutar en ACB, pero jugando partidos amistosos. Para mí, compartir cancha y vestuario con gente como Romay, ‘Joe’ Llorente, Biriukov, Villalobos, Fernando Martin, Cargol... o pasarle bolas a Drazen Petrovic para sus tiros no es comparable ni con el debut en ACB... Es estar en otro nivel, lo recuerdo como lo máximo en mi carrera.

Tuve la suerte de formar parte de una buena generación como Galilea, Tomás González, Aísa, Santos, Lasa, Silva y otros que se me quedan en el tintero. Sigo mi carrera profesional en CajaMadrid durante dos años y en Gandía con Luis Casimiro. Fue genial esa temporada. La recuerdo como una de las mejores: pasándolo bien, entrenando y jugando(¡Gracias, Luis!).

Al año siguiente ficho por Caja San Fernando de Sevilla, durante tres años. Debuto en ACB y Asa Petrovic, y después de valorar la falta de continuidad y oportunidades para explotar, decido cerrar mi etapa profesional como jugador.

En el mundillo del baloncesto se opinaba que si había que definir la palabra escolta, ése era yo: “el escolta perfecto”, decían. Y yo que quería ser base... Reconozco que rendía muchísimo más de escolta, pero veía que podría progresar en el basket más como base. El periodista Vicente Salaner comentaba entre colegas que sería el nuevo Montero.

Me quedo con muchísimas anécdotas, como es natural durante tantos años compartiendo vestuario con tantos compañeros... Pero el conocer a los hermanos Petrovic, ‘Asa’ en Sevilla y Drazen en Madrid, fue muy especial... Al igual que coincidir en Alcalá de Henares y Sevilla con Wayne Robinson (excepcional persona) y Brian Jackson, que fueron en su día la pareja americana del Real Madrid.

Después de muchos años sin coger un balón, me convencen para que vuelva a las pistas... Y aquí sigo, en la liga nacional valenciana, con 43 años… intentando jugar de base...

Actualmente vivo en Xàtiva, donde dirijo mi empresa de centros deportivos y gestión deportiva. Tengo dos hijos que también juegan al basket.