Levy Middlebrooks: Gran ocasión frustrada

Levy Middlebrooks: Gran ocasión frustrada
En Primera B a finales de los 80. (Foto: clasicosdelbasketmusic).

Javier Ortiz Pérez

Fue un jugador muy potente dentro de la segunda categoría del baloncesto español. De un nombre muy sonoro, aunque algo difícil de escribir, la única aportación de Levy Middlebrooks a la ACB fueron seis partidos con el Valvi Girona en la temporada 89-90, en los que demostró que seguramente hubiese demostrado más oportunidades en la élite.

A falta de respuestas directas suyas (la verdad es que me he hartado de escribirle a su perfil de Facebook), me he basado sobre todo para escribir este artículo en el que se publicó hace unos años en el blog ‘El Obra tiene historia’, una pequeña joya que recoge muchas biografías de jugadores que pasaron por el equipo santiagués. La de Middlebrooks mantiene el nivel medio habitual (es decir, más que notable, con muchos detalles).

Tuvo una buena carrera universitaria en la californiana universidad de Pepperdine (1984-88), donde hubiese coincidido en pista con Antonio Martín si a este le hubiesen dejado jugar (no lo hizo porque se le ‘acusó’ de ser profesional en España). A pesar de sus buenos números, Levy no entró en el ‘draft’ de 1988: adolecía de centímetros suficientes (estaba en 2,00) para competir en la NBA como interior. Eso fue un estigma en su carrera.

Su primer equipo español, en verano de 1989, fue el propio Obradoiro, que habría recibido informes favorables de Antonio Martín. Según declaró a su llegada, dijo que no conocía “prácticamente nada” ni del club ni de la ciudad. “Espero estar feliz aquí, pero prefiero volver a Estados Unidos aunque no rechazo las oportunidades que puedan surgir (…). Juego preferentemente de espalda a la canasta (…).Este año no pude entrar en la NBA y por eso estoy aquí”, añadía.

Desde su debut (44 puntos ante el Cajamadrid) mostraría un gran nivel, sobre todo ofensivo, concluyendo la temporada regular con unas medias de 25,6 puntos y 12,5 rebotes. El equipo se salvó en el ‘playoff’ de permanencia ante el Huelva. De él se recuerda sobre todo su potente musculatura.

La siguiente campaña también la inició en Primera B (en el Argaray navarro), pero recibió la llamada de la ACB en Girona para sustituir a George Johnson. Una grave lesión (rotura del tendón de Aquiles) le impidió continuar con su trabajo, que al menos a nivel numérico había lucido bastante en seis partidos disputados (18,8 puntos y 8,2 rebotes). Especialmente llamativo el 28+14 que le endosó a un Taugrés cuyos interiores eran Larry Micheaux y Ramón Rivas. Casi nada.

Desde entonces tuvo incursiones en las ligas de Bélgica, Chipre, Taiwán y Argentina (donde dio positivo por efedrina: ya se sabe que hay que tener cuidado con los complementos que se toman). Y, como el destino es a veces caprichoso, doce años después de aquella lesión en Girona, en la 2000-01 y ya bastante veterano, volvió a España, disputando la entonces denominada LEB-2 (actual Adecco Plata) con el Tarragona. Dejó buen recuerdo, aunque ya había perdido explosividad. Sus últimos años como profesional los pasó en México.

Actualmente vive en California, donde se dedica a distintos negocios. Pese a acercarse ya a la cincuentena, se casó recientemente y ha sido padre hace escasamente un año.