Darren Morningstar: Cara en Murcia, cruz en Manresa

Darren Morningstar: Cara en Murcia, cruz en Manresa
TDK Manresa 95-96.

Javier Ortiz Pérez

“Estrella de la mañana”. Apellido bonito, ¿no? Darren Morningstar puede presumir de ello, por lo menos. Como jugador, su carrera fue más bien discreta. Era el típico intimidador blanco (2,08), más defensor y reboteador que buen atacante. Un capítulo de todo aquello lo vivimos en España en dos tiempos, aunque tampoco con mucha profusión.

Para empezar, tuvo una trayectoria universitaria como mínimo dificultosa. Parece que quiso imitar a un gran pívot de su época, David Robinson, alistándose en la Marina. Pero estuvo muy incómodo (“aquello no era para mí, estaba todo el rato como un pez fuera del agua”) y lo dejó, teniendo que pasarse un año en blanco hasta que se incorporó a Pittsburgh.

Allí sus actuaciones sí fueron lo suficientemente buenas como para entrar en el ‘draft’ de 1992 (número 47) por los Celtics, con los que no llegaría a jugar. Entrando y saliendo de la CBA, tuvo un par de oportunidades en Dallas Mavericks (22 partidos) y Utah Jazz (1). Resulta curioso que de los 23 partidos que disputó en total, en 15 lo hiciese como titular (16 minutos en pista y 4,2 puntos y 3,5 rebotes, por cierto).

Es en 1994 cuando España aparece por primera vez en su vida. El Juver Murcia necesitaba una presencia poderosa en el centro de la zona y le fichó justo antes de disputarse los ‘playoffs’ de permanencia frente al Forum Valladolid. El resultado fueron 15,6 puntos, 9,9 rebotes y, lo más importante, la salvación.

No continuó, marchándose a Argentina la siguiente campaña, al Andino La Rioja en el que un tal Manu Ginobili era un niño todavía. En la 95-96 el TDK Manresa confió en Morningstar, quizás con el recuerdo de lo sucedido en Murcia. No salió bien: 9 puntos, 6 rebotes y a la calle en la duodécima jornada. La llegada de Tellis Frank en su puesto le vino fenomenal a la plantilla dirigida por Salva Maldonado, que unos meses después ganaba la Copa del Rey en Murcia.

Después, un poco de Italia, otro poco de Puerto Rico y finalmente la CBA. Se retiró bastante joven, sin haber cumplido los 30, pero continuó una época en el baloncesto haciéndose cargo como entrenador de los Florida WildJammers de la extinta USBL.

Por lo que parece, en la actualidad trabaja como asesor financiero en el área de Pittsburgh, habiendo pasado por una entidad de enorme prestigio como Morgan Stanley.