Alejandro Agudo: Ala-pívot y abogado

Alejandro Agudo: Ala-pívot y abogado
Con el Guadalajara (Foto: clasicosdelbasketmusic).

Javier Ortiz Pérez

Dos encuentros ACB para Alejandro Agudo. Ambos fueron en el equipo en el que se formó, el Estudiantes, en la temporada 87-88. Actualmente trabaja en la prestigiosa firma KPMG Abogados, desde cuya sede en Madrid ha recordado con nosotros aquella etapa de su vida.

Agudo empezó a jugar a los 14 años, con el infantil B del club del Ramiro de Maeztu. Poco a poco fue ascendiendo peldaños y consiguió la oportunidad en el primer equipo, aunque no tuvo continuidad. “Mis recuerdos de jugar en la ACB están llenos de la ilusión por haber llegado al primer equipo del Estudiantes; la emoción de compartir vestuario con jugadores como John Pinone, David Russell o Pedro Rodríguez, que eran auténtica referencia en aquella época; y la novedad de viajar por toda España y Europa”, apunta.

Después jugaría en equipos de la zona centro como el Guadalajara. “Mis últimos años de práctica de baloncesto profesional los compaginé con mis estudios de Derecho. Más tarde oposité para ingresar en el cuerpo de Inspectores de Finanzas del Estado para finalmente incorporarme al mundo laboral primero como abogado fiscalista y posteriormente como manager en una multinacional de Recursos Humanos”, agrega.

Según su versión, como jugador era considerado “un ala-pívot duro, reboteador y buen defensor, con un tiro de 3-4 metros efectivo”. Su 1,97 de estatura intentaba compensarlo con sacrificio.

¿Qué le aportó el baloncesto a su vida? “En primer lugar amigos que aún conservo. Creo que esto es de lo más importante. Por otro lado, te aporta todo lo relacionado con la práctica de un deporte y la salud, te hace integrar el deporte en tú día a día y con los años se agradece. Por último, y dado que la práctica la inicias cuando eres un ‘pre-adolescente’, te ayuda a madurar en un ambiente sano y de colaboración con personas de todo tipo, aportándote todos los valores que un deporte en equipo como el baloncesto es capaz de transferir; la orientación al logro y el trabajar por objetivos; el trabajo en equipo, el afán de superación o la resistencia a la frustración”, comenta.

Su función en KPMG está centrada en Desarrollo de Negocio. Más allá de ir a ver al Estudiantes de vez en cuando y a algunos de sus antiguos compañeros de equipo, no tiene una relación muy directa con el mundo del baloncesto en la actualidad.