Rory White: Sobrado de clase

Rory White: Sobrado de clase
En el Collado Villalba (Foto: Basket16)

Javier Ortiz Pérez

Una lástima no haber tenido por aquí más tiempo a Rory White, un gran jugador y, por lo que cuentan, un buen tipo. Disputó entera la temporada 87-88 con el Collado Villalba y un puñado de partidos de la siguiente con el Mayoral Maristas. Su rendimiento tanto en un lado como en el otro fue estupendo, sobre todo en su faceta predilecta, la de la anotación (27,2 de promedio), flojeando en el rebote pese a jugar la mayor parte del tiempo como interior (solo 4,8 por partido).

La de la sierra madrileña fue la primera experiencia europea de un ‘3-4’ que había entrado y salido de la NBA los años anteriores, tras ser elegido en la cuarta ronda de 1982 (número 86) por los Suns. En Phoenix jugó su año ‘rookie’, después anduvo en Milwaukee y más tarde en los Clippers, donde obtuvo más continuidad. Totalizó 324 partidos entre los mejores (81 como titular) con medias de 7,4 puntos y 2,3 rebotes en 16,7 minutos.

A Villalba, que entonces tenía un poderoso esponsor como era el Bancobao (una parte del actual BBVA) llegó como fichaje estrella. Según se publicó en su momento, cobró 110.000 dólares, una cantidad importante para aquel momento. En sus poderosas actuaciones se fundamentó la permanencia del equipo, sobre todo en el ‘playoff’ frente al IFA Español. A su lado tenía a Winfred King, una bestia bajo los tableros que era el que ponía el trabajo más desagradecido.

White intentó volver a la NBA, pero no lo consiguió, y pasó un tiempo en Italia antes de ser reclamado por el Mayoral Maristas como sustituto de Ray Smith, que se lesionó en la parte final de la temporada regular. El intento con Wally West no había salido bien. También jugó unos insípidos ‘playoffs de clasificación’. Después, Bélgica, Argentina y más CBA, retirándose en 1994 con 35 años.

Empezó entonces poco a poco su carrera como entrenador, de nuevo en ligas menores como la IBA y la CBA y posteriormente siendo incorporado en el cuerpo técnico de Los Angeles Clippers, donde permaneció seis temporadas (2003-2009) y se especializó en el trabajo con los pívots. Con la salida de Mike Dunlevy él también buscó nuevos horizontes dirigió al equipo afiliado de los Memphis Grizzlies en la NBA D-League, los Dakota Wizards.

En los últimos años se ha acercado al mercado asiático, siendo nombrado en el 2012 entrenador ayudante en el equipo que es propiedad de Yao Ming en la liga china, los Shangai Sharks.