Luis Gruber: Talento contra frialdad

Luis Gruber: Talento contra frialdad
A punto de machacar con el Cáceres.

Javier Ortiz Pérez

Me gustaba mucho cómo jugaba Luis Gruber. Creo que pudo haber llegado a ser un jugador muy importante, pero en España solamente llegó a un par de temporadas en Oro y a disputar tres partidos con el Lucentum Alicante en la actualmente denominada Liga Endesa. Todavía no se ha retirado y 28 años es una buena edad, pero ya le vemos lejos, en la emergente liga de su país, Brasil.

A Gruber, al menos en su versión española, le sobraba clase, pero también cierta frialdad. Con 2,02 podía jugar indistintamente como ‘3’ y como ‘4’, aunque era de alero como realmente marcaba diferencias. Tenía buen triple. Claro, yo donde más le vi fue en Plata, en Cáceres, donde era desequilibrante. Lliria y Castellón fueron sus otras estaciones en esa cateogría. Luego, ni en Burgos ni en La Palma un escalón más arriba resultaría demasiado relevante. Y volvió a casa. Era el año 2010.

Siete años antes, en Alicante vieron en él un jugador de enorme futuro. Aquella misma campaña 2003-04 llegó a debutar en competición europea. Y en la siguiente, encontró hueco en tres encuentros en el primer equipo en ACB mientras seguía forjándose en EBA.

“Me acuerdo más de mi debut en casa en un partido contra el Estudiantes. Afición vibraba mucho y yo estaba muy nervioso. Después del partido fui a la rueda de prensa y no sabía qué decir. Era mi primera vez (risas), pero fueron días en los que disfruté mucho, a pesar de estar pocos minutos en la cancha. Fueron muy buenos”, recuerda ahora.

“Mi experiencia en España fue increíble. Fueron siete temporadas en las que pasé por buenos y malos momentos e hice muchos amigos que llevaré toda mi vida. Mi juego mejoró mucho. Aprendí de todos los entrenadores y compañeros y me ayudaron mucho a evolucionar”, añade.

Con pasaporte italiano (aunque su apellido es alemán), se define como “un 3-4 que puedo hacer de ambas cosas. En España casi siempre fui ‘3’, aunque ahora en Brasil soy más ‘4’. Siempre busco adaptarme a lo que pide el entrenador. Creo que esa polivalencia es lo que mejor me caracteriza. Tengo buen tiro exterior y busco siempre que puedo el juego al poste bajo”,

Como ha dicho, juega en la liga brasileña, en el Unitri/Uberlandia. “Hace dos temporadas llegamos a la final, que aquí es a partido único. La perdimos y fuimos subcampeones. La pasada no fue tan buena para mí. Apenas jugué tres partidos, ya que me rompí el tendón de Aquiles. Sigo en fase de recuperación, aunque creo que en agosto podré volver a las canchas. De momento, debo tener paciencia”, remarca.