Mehdi Labeyrie: Pocos minutos, mucha felicidad

Mehdi Labeyrie: Pocos minutos, mucha felicidad
Intentando anotar en el Joventut.

Javier Ortiz Pérez

Mehdi Labeyrie nos ha escrito un encantador mensaje. A sus 36 años, este pívot durísimo apura sus últimas canastas jugando en su ciudad, Burdeos, pero se ve que las tres temporadas que pasó en España (dos en el Joventut –del 2001 al 2003-- y una en Los Barrios, esta en LEB, en la 2004-05) le marcaron profundamente. Lo he tenido que retocar en algunas partes, pero estaba bastante bien escrito en español, algo a valorar si se tiene en cuenta que han pasado unos cuantos años desde entonces. Una curiosidad: es francés, pero sus orígenes tunecinos le permitió jugar al lado del madridista Salah Mejri en los Juegos Olímpicos del 2012.

“Me gustó muchísimo jugar en España. Es el mejor campeonato del mundo después de la NBA. Mi primera experiencia allí con el Joventut fue increíble. Jugar con Rafa Jofresa, Juan Espil, Tanoka Beard, Maceo Baston, Zan Tabak, Alex Mumbrú ‘El tucán’, Souleymane Drame, Steph ‘El gabacho’ Dumas, Antonio Bueno, Rudy Fernández y algunos más… fue maravilloso. Gente del club hizo fenomenal su trabajo (Salvador, Miky). Y la gente que limpia el pabellón y la ropa deportiva, también.

Los aficionados conocen muy bien lo que es el baloncesto. Les gustan los jugadores que anotan, pero también los que hacen buenos bloqueos. Barcelona es una ciudad estupenda. Me gustó muchísimo la comida: el pan con ajo, las parrilladas de pescado, los chipirones fritos, las gambas a la plancha, las tapas, la sangría con cava…

Me acuerdo de los partidos contra Real Madrid y Barcelona en casa. Increíble. Y las dos participaciones en la Copa del Rey. Muy buenos momentos. Me encantó la ciudad. Molt, molt, molt! (sic). Me gustaría pensar un minuto en Manel ‘El sheriff’ Comas. ¡¡¡RIP!!! Joan Plaza, el doctor, el fisio… Son gente formidable.

Me gustó muchísimo también el sur, en Los Barrios. Es otra mentalidad la de Andalucía. Gente muy tranquila. Jugué con buenos tíos también. Allí puedes comer con un euro durante tres días, jajajajaja… No como en Francia. Aquí es muy caro. Me acuerdo de los entrenadores Quino Salvo y Hugo López, y de jugadores como Fede Van Lacke, Edward Santana, Aaron Swinson, Julián López, Rafa Monclova y Dani Andrades. Fue una muy buena temporada también.

Todavía juego en Burdeos. Es mi ciudad. Tenemos mucha familia aquí. Estoy en una escuela de osteopatía también, y paralelamente mantengo con mi mujer una pequeña estación náutica en Túnez”.

Como veis, un tipo muy majo. El poco peso que tuvo a nivel estadístico tanto en Badalona (2,1 puntos y 0,8 rebotes en 7 minutos) como en Los Barrios (5,3 y 2,1 en 12) no le impide recordar con enorme agrado la experiencia. Tampoco era un jugador de números, sino más de choque, de mucho trabajo.